“Oren todos los días sin desfallecer, con insistencia y constancia”

Santa Misa en la Basílica Catedral22 de Octubre (Oficina de Prensa).- Como ya es costumbre, ayer domingo el Arzobispo Metropolitano de Piura, Mons. José Antonio Eguren Anselmi SCV, celebró por la noche la Santa Misa en la Basílica Catedral con la participación de cientos de fieles que se congregaron en el primer templo religioso de la Arquidiócesis.

Mons. Eguren durante su homilía, explicó el Evangelio del Domingo tomado de San Lucas (Lc 18, 1-8), donde se recoge la parábola de la Viuda y el Juez inicuo. “Lo más apasionante del Evangelio, señaló Mons. Eguren, es que a través de sus páginas el Señor Jesús nos invita a ser como Él. Y ser como Él es ser persona humana plena. Hoy Jesús, nos invita a seguir su ejemplo de vida de oración. Orar todos los días sin desfallecer, con insistencia y constancia como Él lo hacía al Padre. Sólo cuando oramos así, podemos afrontar las pruebas y dificultades de la vida, porque la unión con el Señor en la oración nos da la fortaleza, la esperanza y la gracia para perseverar hasta el fin. Queridos hermanos, la vida cristiana es duro y recio combate espiritual. Combate contra el demonio, nuestro hombre viejo y las tentaciones. Sin oración es imposible librar el buen combate y alcanzar la santidad”.

Santa Misa en la Basílica CatedralEn otro momento de su homilía el Arzobispo de Piura y Tumbes se preguntó: “¿Cuántos de nosotros clamamos por justicia?, ¿Cuántos de nosotros no tenemos quién saque la cara por nosotros como la viuda de la parábola? Pero si clamamos a Dios, Él que es justo y misericordioso nos hará justicia. Dios hará justicia a sus pequeños, a los pobres, e indefensos. Dios siempre está del lado del desamparado, del pobre y del abandonado. Tarde o temprano, Él nos hará justicia como la hizo con su propio Hijo cuando después de haber muerto en la cruz lo resucitó glorioso”.

Finalmente Mons. Eguren hizo un llamado a los padres de familia para que bauticen a sus hijos y les transmitan la fe en el hogar: “El Evangelio de hoy termina con una pregunta del Señor. Pregunta desconcertante y preocupante: «Y cuándo venga el Hijo del Hombre, ¿encontrará esta fe sobre la tierra?». Ciertamente cuando vemos la religiosidad de nuestro pueblo en este mes de octubre, mes del Cautivo de Ayabaca y del Señor de los Milagros, nos parece innecesaria la pregunta del Señor Jesús. Pero la pregunta de Cristo es una seria llamada de atención a todos nosotros, ya que la indiferencia religiosa se abre paso sigilosa pero firmemente en nuestros tiempos. Para que cuando venga el Señor encuentre nuestra fe católica a punto, hoy les pido a los padres de familia a que transmitan la fe a sus hijos en el seno de sus hogares con el ejemplo y con la palabra, y que no descuiden el procurarles el santo Bautismo durante el primer mes de nacidos”.

Antes de la bendición final, Mons. Eguren invitó con alegría a los presentes a participar en la Misa de Ordenación Sacerdotal que se llevará a cabo el próximo domingo 28 de octubre, fiesta del Señor de los Milagros, a las 11.00am en la Basílica Catedral de Piura. En dicha Eucaristía, serán ordenados presbíteros, los diáconos Alfredo Calcina Calle y Juan Lequernaqué Morales.

Santa Misa en la Basílica Catedral

lunes 22 octubre, 2007