«No hay crisis de vocaciones, sino de respuesta a la vocación»

Misa dominical en la Basílica Catedral5 de febrero (Oficina de Prensa).- El domingo 4 de febrero por la noche, quinto domingo del tiempo ordinario, el Arzobispo Metropolitano de Piura, Mons. José Antonio Eguren Anselmi SCV, celebró por la noche como es ya su costumbre, la Santa Misa en la Basílica Catedral de Piura. Cientos de fieles se congregaron para participar en la celebración litúrgica, que en esta ocasión el Pastor de Piura y Tumbes, ofreció por las vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada.

Mons. Eguren, durante su homilía comentó el Evangelio del domingo (Lc 5, 1-11), donde se narra la respuesta generosa de los primeros apóstoles al llamado del Señor, y el milagro de la Pesca Milagrosa en el lago de Genesaret. ” Así como ayer, hoy el Señor sigue escogiendo y llamando libremente a los que Él quiere para que sean como Pedro pescadores de hombres. Estoy convencido que el Señor Jesús sigue llamando hoy en día a un gran número de personas al sacerdocio y a la vida consagrada, y que por tanto no hay crisis de vocaciones sino más bien de respuesta a la vocación. El problema no está en el amor de Dios que es fiel y perseverante, sino en la persona humana que no escucha y se muestra reticente al llamado del Señor en su vida”.

Misa dominical en la Basílica CatedralPor ello, pidió al Señor en su oración que los que tengan el llamado al sacerdocio o a la vida consagrada, sean capaces de escuchar el llamado del Señor y el valor de permitirle que entre en la “barca” de sus vidas, aparatándola un poco de tierra, es decir de las preocupaciones y afanes de este mundo. ”Señor, te pido que quienes tienen el llamado a ser sacerdotes, o a hacerse plenamente disponibles al anuncio del Evangelio en la vida consagrada, sean capaces de escuchar tu voz y de responderte con generosidad y valor. Que sean concientes que sólo serán felices en la medida en que acojan en sus vidas tu Divino Plan; el designio de amor que tienes sobre cada uno de nosotros, como lo hicieron la Virgen María, los apóstoles y los santos, tus amigos de todos los tiempos”.

Misa dominical en la Basílica CatedralFinalmente, el Pastor de Piura exhortó a todos los fieles en general, sacerdotes y consagrados, religiosos y laicos, a no tener miedo y como Pedro a echar generosamente las redes de la salvación: “Una enseñanza muy hermosa que también nos deja el Evangelio de hoy, a todos nosotros, sacerdotes, religiosos y laicos, es a no tener miedo de echar las redes de la Nueva Evangelización en el nuevo milenio que hemos empezado a vivir. Pero hagámoslo con ilusión y con la confianza puesta en el Señor Jesús como lo hizo Pedro, «por tu palabra echaré las redes»; apoyándonos en Cristo más que en nuestras capacidades, medios y recursos humanos. Les aseguró que la pesca de la salvación será abundante”.

Antes de la bendición final, Mons. Eguren con profunda alegría compartió con los presentes que el Santo Padre Benedicto XVI, había enviado su Bendición Apostólica a toda nuestra Iglesia particular.

Misa dominical en la Basílica Catedral

martes 6 febrero, 2007