MULTITUDINARIO Y EMOTIVO HOMENAJE A LOS SACERDOTES DE PIURA

EN EL MARCO DEL AÑO SACERDOTAL

 7 de enero (Oficina de prensa).- Bajo el lema "Gracias Señor por nuestros sacerdotes", desde las 6 de la tarde de ayer miércoles 6 de enero, Epifanía del Señor, más de 5,000 piuranos de las distintas parroquias de la Vicaría Foránea Piura, se dieron cita en el Coliseo del Colegio Don Bosco, para dar emotivo homenaje y gratitud al Arzobispo y a todos los presbíteros de Piura y Castilla.

Mons. José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., participó de este hermoso encuentro y reflexionó sobre “La identidad del sacerdote en la actualidad”. “Qué importante e insustituible es la presencia del sacerdote en la vida de la Iglesia y en el mundo… veo con alegría y satisfacción a través de los testimonios que hemos escuchado, que los sacerdotes de nuestra Arquidiócesis son hombres de Dios, que realmente llevan a las personas al encuentro con el Señor”, manifestó con inmensa alegría.

 Y renovando su afecto y gratitud a cada uno de los presbíteros por todo el trabajo generoso que vienen realizando en nuestra Iglesia particular dijo: “Queridos sacerdotes, ¡no tengan miedo! ¡Entreguémosle a Cristo todo nuestro amor!… Cada uno sabe con convicción que el tesoro más grande que tenemos es nuestra vocación y que lo más maravilloso que nos ha pasado en la vida, es cuando Cristo nos miró con amor, pronunció nuestro nombre y nos dijo “sígueme”, y decidimos irnos con Él”.

 Durante este encuentro, que se enmarca en la celebración del Año Sacerdotal, convocado por el Papa Benedicto XVI, los fieles presentes ofrecieron sus testimonios sobre la importancia del sacerdote en el mundo, gastando y desgastando su vida por Cristo en el servicio de su Santa Iglesia. En esta ocasión hicieron especial mención a Mons. José Rivera Morocho por sus 59 años de sacerdote, al Pbro. Francisco Alburqueque, por sus próximas Bodas de Oro sacerdotales y a Mons. Pablo Alvarado Arrate por sus 47 años en el ministerio sacerdotal.

Posteriormente ingresaron en procesión las imágenes del Señor Cautivo de Ayabaca, de Nuestra Señora de las Mercedes y de San Juan María Vianney, patrono de los sacerdotes, ante las cuales, la multitud de fieles junto a los presbíteros ofrecieron sus oraciones por la fidelidad y constante santidad de cada sacerdote en su vocación.

 En otro momento nuestro Pastor pidió a la gran cantidad de jóvenes y adultos presentes que con su oración y acción decidida, promuevan las vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada. Asimismo reiteró dos anuncios: la realización del Congreso Arquidiocesano Eucarístico y Mariano en el mes de agosto y la visita del Nuncio Apostólico en el Perú, a Piura en el mes de febrero, conmemorando el XXV aniversario de la visita del Santo Padre Juan Pablo II a nuestra ciudad.

Con espectáculo de fuegos artificiales, video, obsequios y bailes típicos de nuestra Región en honor a los sacerdotes, culminó este hermoso encuentro que manifestó el profundo agradecimiento y cariño de los laicos a los presbíteros de hoy y siempre.

 

 

jueves 7 enero, 2010