Monseñor José Antonio Eguren participará como Obispo Delegado del Perú en la V Conferencia General

Mons. José Antonio Eguren7 de mayo (Oficina de Prensa).- Bajo el título “Discípulos y misioneros de Jesucristo para que nuestros pueblos en Él tengan vida: «Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida»” (Jn. 14,6), el Santo Padre Benedicto XVI ha convocado a la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe, a realizarse en el Santuario de Nuestra Señora de Aparecida en Brasil del 13 al 31 de mayo del presente año.

Esta V Conferencia General, en continuidad con las cuatro anteriores (Río: 1955, Medellín: 1968, Puebla: 1979, y Santo Domingo: 1992), está llamada a dar un renovado impulso a la Evangelización en América Latina, continente eminentemente católico, en el que vive cerca de la mitad de los católicos del mundo.

En este evento de gran importancia, participarán en total 8 representantes del Perú: 2 por derecho propio: el Señor Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne, Arzobispo de Lima y Primado del Perú y Monseñor Héctor Miguel Cabrejos Vidarte OFM, Arzobispo de Trujillo y Presidente de la Conferencia Episcopal Peruana; y 6 Obispos delegados elegidos por las Conferencia Episcopal Peruana, entre los cuales está el Arzobispo Metropolitano de Piura y Tumbes, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V.

Asistirán a la Conferencia, un total de 266 participantes, entre ellos, alrededor de 95 obispos elegidos como delegados; los Cardenales, Presidentes de las Conferencias Episcopales, y Representantes Pontificios de América Latina. Asimismo, y en calidad de invitados, asistirán 24 sacerdotes; 4 diáconos permanentes; 16 laicos y 16 consagrados y consagradas. Finalmente, 8 observadores, representantes de algunas Iglesias de la Ortodoxia y de Comunidades Eclesiales Cristianas no Católicas.

En los próximos días Monseñor Eguren está partiendo a Lima para posteriormente viajar al Brasil, país en el cuál permanecerá hasta finales del presente mes. Mantengámonos en oración durante este mes de mayo, mes de María, para que sea Ella, la Estrella de la Nueva Evangelización, quien interceda y obtenga “abundantes frutos en este encuentro eclesial, a fin de que todos los cristianos se sientan verdaderos discípulos de Cristo, enviados por Él para evangelizar a sus hermanos con la palabra divina y con el testimonio de la propia vida”, como lo pide el Santo Padre.

lunes 7 mayo, 2007