«HÁGANSE EL BIEN HACIENDO EL BIEN»

Santa Misa en la Solemnidad de San Juan de Dios

 12 de marzo (Oficina de prensa).- El pasado sábado 8 de marzo, en la capilla del Centro de Reposo San Juan de Dios (CREMPT) de nuestra ciudad, Monseñor José Antonio Eguren, S.C.V., Arzobispo Metropolitano de Piura, celebró la Santa Misa en la solemnidad del santo patrón y fundador de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, en la cual participaron los hermanos, trabajadores, voluntarios y benefactores de la institución.

Durante su homilía Monseñor Eguren reflexionó sobre la vida y obras de San Juan de Dios quien “forjó su santidad haciendo penitencia y practicando la caridad para con el prójimo, especialmente con los enfermos y abandonados tan necesitados de atención y de amor, y en quienes pudo ver el rostro sufriente de Cristo. Luego de vivir en su propia persona la cruz de Cristo durante el tiempo que estuvo encerrado en un sanatorio acusado de locura, San Juan de Dios abrirá su “casa de Dios” -como él mismo la llamaba- que será el origen de esta obra mundial que hasta nuestros días se sustenta en la fe y en el amor a Dios, en la gran caridad de muchos y en las donaciones que sus benefactores les hacen llegar. Así son las obras de Dios”.

 En otro momento, nuestro Arzobispo reflexionó sobre la frase que caracterizó el apostolado de San Juan de Dios: «Háganse el bien haciendo el bien». “Queridos hermanos, San Juan de Dios nos dejó una maravillosa enseñanza al decirnos que no hay mejor forma de hacerse bien a uno mismo que haciendo el bien a los demás. Y es que cuando vivimos la realidad del amor fraterno movidos por la caridad de Cristo que nos urge, en el fondo ese bien que hacemos al otro es un gran bien que nos hacemos a nosotros mismos. Cuando alguno de nosotros aquí presentes hemos hecho el bien a otra persona y hemos sido caritativos con ella, ¿acaso no nos hemos sentido felices y libres?, ¿acaso no ha invadido nuestro corazón una gran paz y un gran consuelo? La máxima de San Juan de Dios especialmente nos pide que hagamos el bien a los enfermos y a los más pobres, que son los más necesitados del amor de Dios y del nuestro, y en quienes podemos descubrir la presencia viva de Cristo con los signos de su pasión”.

Antes de finalizar su homilía nuestro Pastor saludó a todas las mujeres por celebrarse también el Día Internacional de la Mujer: “Quiero rendirle un homenaje a todas las mujeres que participan con su trabajo y esfuerzo en esta Obra de San Juan de Dios, quienes destacan en sus labores por su grandeza de corazón, su sacrificio y abnegación, su voluntad tenaz puesta en acción, es lo que el beato Juan Pablo II llamaba «el genio femenino». Todas ustedes sepan que son imprescindibles en el mundo y en la Iglesia, y no olviden que toda mujer ha sido exaltada en la persona de la Virgen Santísima. Dios escogió a una mujer para ser su Madre porque quiso entrar a este mundo de la misma manera que todos nosotros. Recordemos que además de Cristo, la única persona que participa ya de la gloria Dios en cuerpo y alma es una mujer, María Santísima”.

La Orden Hospitalaria de San Juan de Dios nació en Granada – España en 1539 con la actividad de San Juan de Dios. Fue aprobada por el Papa Pio V el 1 de enero de 1572 y hoy realiza una gran labor en más de 50 países de los cinco continentes.

 

 

miércoles 12 marzo, 2014