Entrevista al Padre José Guillermo Uhen, Párroco de la Parroquia Santísimo Sacramento – Piura

P. José Guillermo UhenEl P. José Guillermo Uhen, párroco de la Parroquia Santísimo Sacramento, en cooperación con los fieles ha logrado organizar 25 capillas en los diferentes asentamientos humanos, urbanizaciones, caseríos y agrupaciones vecinales de su jurisdicción.

Cada domingo en su parroquia y en 8 de las capillas, se realizan 15 Celebraciones Eucarísticas albergando alrededor de 12,000 personas, quienes expresan un amor profundo por la liturgia y un carisma manifestado con música y aplausos.

A continuación les ofrecemos una entrevista con el P. Uhen para conocer más acerca de su labor pastoral en la Arquidiócesis de Piura.

Prensa: ¿Cómo descubrió su vocación al sacerdocio? ¿De qué manera llegó al Perú?

P. Uhen: Hay en mi vida muchas personas importantes, que me ayudaron en mi discernimiento vocacional. Mi familia especialmente mis abuelos estimaban mucho el sacerdocio. En la secundaria, la misión de un sacerdote, misionero dominicano me impresionó mucho. En la universidad católica de Notre Dame, descubrí grandes ideas sobre el sacerdocio. La Madre Teresa de Calcuta, una santa entregada a los más necesitados. La noticia de 8 sacerdotes asesinados en Perú, por Sendero Luminoso, además de miles y miles de fieles también. Percibí la Iglesia amenazada por este grupo y quería ofrecerme.

Conocí al párroco anterior, el P. David Becherrer, nos encontramos en Jerusalén donde yo estudiaba y me dijo que se iba a jubilar y el obispo de Piura le pidió buscar alguien que trabajara en una parroquia fundada por los padres de Santiago Apóstol de los EEUU.

Familia a familiaPrensa: ¿Desde cuándo se encuentra a cargo de la Parroquia Santísimo Sacramento?

P. Uhen: Desde Junio de 1998 y nombrado párroco en Abril del 2006.

Prensa: Sabemos que su labor pastoral llega a varios y diferentes distritos de nuestra región. ¿Cuáles son los proyectos y/o actividades?

P. Uhen: …

Programa familia a familia que establece un vínculo de fe y apoyo entre una familia norte americana y una familia peruana con necesidades básicas. Ahora son 1200 familias peruanas vinculadas con familias norteamericanas. La familia peruana recibe un paquete de víveres de 85 soles cada mes y entre familias intercambian cartas y rezan una por la otra. Crea un ambiente de confianza para atender sus necesidades espirituales.

Préstamos para agricultores. Ahora son 42 agricultores que reciben cerca de 3000 soles cada uno para sembrar sus chacras. El año pasado regalaron 100% de las deudas. Van a la misa los domingos en San Jacinto y están muy agradecidos por el préstamo sin intereses.

Desayuno para niñosPréstamos para casas. Son 60 familias que reciben un préstamo de 1000 soles para construir una casa de triplay y esteras y van pagando 20 soles semanales sin intereses.

Préstamo de sillas de ruedas y muletas. Son más de 100 sillas prestadas para los que necesitan. El 70% no pagan nada y los demás pagan lo que pueden.

Atención médica: Medicinas y atención gratuita de enfermeras y obstetras, además de tres enfermeras que visitan las casas.

Desayunos para niños: 16 comedores para 1600 niños. La atención es de lunes a sábado.

Refugio para mujeres: Hospicio para moribundos y rehabilitación de drogadictos.

Casa de retiro: 90 camas en Villa San Jacinto y Capilla San Miguel para más de 3000 alumnos.

Ayuda en 2 orfelinatos: Hogar Santa Rosa y Madre del Redentor.

Construcción de capillaPrensa: Usted tiene a su cargo dos importantes programas del Arzobispado de Piura y Tumbes. ¿Podría explicarnos en qué consiste la colecta del Óbolo de San Pedro? ¿De qué manera los fieles podemos colaborar?

P. Uhen: Benedicto XVI ha escrito:

"El Óbolo de San Pedro es la expresión más típica de la participación de todos los fieles en las iniciativas del Obispo de Roma en beneficio de la Iglesia universal. Es un gesto que no sólo tiene valor práctico, sino también una gran fuerza simbólica, como signo de comunión con el Papa y de solicitud por las necesidades de los hermanos”.

Juan Pablo II lo había expresado así:

“Conocéis las crecientes necesidades del apostolado, las exigencias de las comunidades eclesiales, especialmente en tierras de misión, y las peticiones de ayuda que llegan de poblaciones, personas y familias que se encuentran en condiciones precarias. Muchos esperan de la Sede Apostólica un apoyo que a menudo, no logran encontrar en otra parte.”

Los donativos de los fieles al Santo Padre se emplean en obras misioneras, iniciativas humanitarias y de promoción social, así como también en sostener las actividades de la Santa Sede. El Papa, como Pastor de toda la Iglesia, se preocupa también de las necesidades materiales de diócesis pobres, institutos religiosos y fieles en dificultad (pobres, niños, ancianos, marginados, víctimas de guerra y desastres naturales; ayudas particulares a Obispos o Diócesis necesitadas, para la educación católica, a prófugos y emigrantes, etc.).

Aunque nos unimos con el Santo Padre en cada Eucaristía y también en otras oraciones como el vía crucis y el rosario, el óbolo de San Pedro es la única oportunidad al año organizada para todos los fieles a colaborar materialmente en las obras del Papa. ¿Quién no quiere colaborar directamente en las obras del Santo Padre aunque sea con un sol?. Este año la colecta del 1 de Julio es nuestra oportunidad de colaborar.

Casa de retiroPrensa: Y con respecto a la Consagración del Perú a la Virgen María ¿Qué implica este proyecto? ¿Cuándo y cómo surge esta idea? ¿Cuándo se llevará a cabo?

P. Uhen: La Consagración del Perú a la Virgen Maria fue decisión unánime, de los obispos de Perú en una asamblea plenaria en enero de 2006. Veo la decisión como una consecuencia coherente después del año del Santo Rosario en el 2003. En tal año aprendimos como contemplar el rostro de Jesús con Maria, ahora el Perú va a vivir su consagración a Dios como nuestra fiel madre y su hija predilecta la Virgen Maria. La consagración de Perú a Maria significa que nuestro compromiso con Dios desde nuestro bautismo ahora va a ser con ojos, oídos, corazón y óptica de Maria. Como ella dijo, “Aquí esta la esclava del Señor, hágase en mi según tu palabra” así nosotros también, por la consagración a Maria.

Son 11 temas de preparación para que todo el pueblo peruano participa en la consagración el 30 de Agosto. Estos temas vamos a realizarlos en cada cuadra de la arquidiócesis de Piura a partir de 14 de julio hasta el 24 de agosto. Las parroquias ya están preparando a sus fieles a ofrecer los temas a los vecinos. Y así cuando llega el 30 de agosto esperamos que todo el pueblo peruano esta preparado para participar en la consagración del Perú a Maria.

Bendición de capillaPrensa: Usted como sacerdote diocesano, que conoce la realidad de nuestro país ¿Qué les diría a los jóvenes y a los adultos que quieren hacer algo por mejorar las condiciones de nuestro país?

P. Uhen: La juventud es un tiempo de oportunidad o desastre. Es un tiempo de identificar y definir quien es uno y como va a vivir. Muchos jóvenes tienen circunstancias desalentadoras que les tientan a dudar en las posibilidades de su vida y vocación. Yo les animo de no dudar, más bien a soñar en grande y confiar en el Señor para quien nada es imposible. ¡Que precioso es ser alguien y hacer algo que nunca jamás pensaba lograr!. Tales maravillas y bendiciones están al alcance de quien confía en el Señor.

Vamos juntos, ayudándonos mutuamente como Iglesia a descubrir y vivir nuestra vocación como hijos de Dios. Con un poco de fe, el Señor nos ayudará “mover montanas”.

Prensa: ¿Qué le diría a los jóvenes que descubren el llamado al sacerdocio?

P. Uhen: La vocación sacerdotal es una oportunidad para vivir plenamente entregado en la voluntad de Dios para la salvación y santificación del pueblo de Dios. Es una vida de comunión con Dios y con su Pueblo. El sacerdote configurado a Cristo intercede entre Dios y su Pueblo con la gracia de los sacramentos, especialmente en la Eucaristía para que el pueblo realmente tenga la vida verdadera en Cristo. ¡Don y misterio es la vocación sacerdotal!.

martes 19 junio, 2007