“EN EL NUEVO AÑO JESÚS ES NUESTRA ESPERANZA”

Santa Misa y Te Deum de fin de año – Solemnidad de María, Madre de Dios

 1 de enero (Oficina de Prensa).- Movidos por su fe cristiana, una gran cantidad de piuranos acudieron ayer vísperas de año nuevo a la Basílica Catedral de esta Ciudad para participar en la tradicional Santa Misa y Te Deum en acción de gracias por los dones recibidos durante el año 2012 y para pedir la bendición de Señor para el nuevo año 2013. Nuestro Arzobispo, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., presidió la celebración eucarística en la cual los asistentes pudieron obtener la Indulgencia Plenaria.

En su homilía Monseñor Eguren recordó a los fieles que la Iglesia celebra en el primer día del año, la Solemnidad de la Divina Maternidad de la Virgen María: “Con esta fiesta de María concluye la Octava de Navidad. Realmente Dios se ha hecho Hijo de Mujer y ha nacido de María Santísima. Ha irrumpido en nuestra historia para traernos el don de nuestra perfecta reconciliación. María al dar a luz a su divino Hijo ha derramado sobre el mundo la Luz de la salvación: Cristo”.

 En otro momento de su homilía nuestro Pastor reflexionó sobre el sentido del año nuevo diciendo: “Nos aprestamos a celebrar la llegada del nuevo año 2013, pero conviene que nos hagamos esta sencilla pregunta: ¿2013 años en relación a qué? San Pablo en la lectura de hoy nos responde: Cuando llegó la plenitud de los tiempos envió Dios a su Hijo nacido de mujer (Gal 4,4). Por tanto celebramos 2013 años desde el nacimiento del Hijo de Dios de María. Por ello sólo Cristo es el garante de nuestro presente y de nuestro futuro. Sólo en Él debemos poner toda nuestra confianza y esperanza. Sólo Jesús es el único Salvador del mundo y la fuente de nuestra bendición, alegría y fortaleza para el nuevo año”, remarcó.

 Al final de su homilía, Monseñor Eguren recordó que el 01 de enero de cada año se celebra la Jornada Mundial de la Paz e invitó a los fieles a orar por la Paz no sólo en el Perú y en Piura sino en el mundo. Haciéndose eco del Mensaje de Papa dijo: “Cada año trae consigo la esperanza de un mundo mejor. Por ello pidamos a Dios, Padre de la Humanidad, que nos conceda reconciliación y paz y que nuestra Patria, Piura y el mundo entero alcance una vida próspera y feliz. Que cada uno de nosotros sea artesano de paz la lo largo del año 2013, la cual sólo se alcanza cuando la verdad de Dios y del Hombre se afirman y brillan”, señaló.

Al concluir la Eucaristía, fue entonado el Himno Te Deum, solemne y antiquísima oración cristiana que fue escuchado con recogimiento por los presentes como muestra de agradecimiento al Señor por las bendiciones recibidas durante el año 2012.

martes 1 enero, 2013