En el Día de Padre: Transmitan la Fe a sus hijos con la palabra y el ejemplo de la propia vida

Día del Padre18 de junio (Oficina de Prensa).- Fueron las palabras que resaltó el Arzobispo Metropolitano de Piura, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., en la Santa Misa celebrada anoche, en la Basílica Catedral de Piura con ocasión del Día del Padre.

Después de felicitar a los Padres por su día e indicar que ofrecía la Santa Misa por ellos y también por los padres difuntos, Mons. Eguren manifestó que “así como Cristo es cabeza de la Iglesia, el Padre es la cabeza del hogar. Él es quien protege, sustenta, guía, y cuida a su familia. Pero el ser cabeza de su familia, le pide hacerse servidor de todos en el hogar, dedicándose como amor a su esposa y a sus hijos…Papás, transmitan la fe a sus hijos con la palabra y ejemplo de sus vidas. Esta es la mejor herencia que pueden dejarles, ya que la fe da la vida eterna y es el camino para la felicidad. Padre, quiere mucho a su esposa y a tus hijos con un amor fiel hasta el fin. Ellos son el gran regalo de Dios en tu vida”.

Día del PadreComentando el Evangelio del domingo sobre la pecadora arrepentida (ver Lc 7,36-8,3), el Arzobispo de Piura, reflexionó en tres enseñanzas fundamentales del pasaje evangélico: la primera: “las lágrimas de arrepentimiento y de alegría de la pecadora al saberse perdonada, nos enseñan que el pecado es real y que Dios es rico en misericordia”. Mons. Eguren fue enfático en señalar que “el gran pecado de nuestro tiempo, es la perdida del sentido del pecado, y el olvido de Dios misericordioso que busca a la persona humana para reconciliarla con Él, consigo misma, con sus hermanos humanos y con el mundo creado”.

La segunda enseñanza fue planteada desde una pregunta: “Ante la realidad de nuestro pecado, ¿buscamos a Jesús con apuro, como lo hizo la Mujer del Evangelio, en el Sacramento de la Reconciliación? Porque es Cristo mismo quien se sienta en cada confesionario y perdona nuestros pecados en la persona de su sacerdote. ¿Vencemos nuestra vergüenza y respetos humanos y tenemos el coraje de confesarnos cuando lo necesitamos?

Día del PadreY finalmente sobre la tercera dijo: “Todos somos pecadores…por lo tanto todos tenemos necesidad de la misericordia de Dios y de la gracia de la confesión sacramental, para lanzarnos cada día a la gran aventura de seguir al Señor Jesús como lo hizo la Mujer después de recibir su perdón”.

Al finalizar la celebración eucarística, Monseñor Eguren dio a conocer que en los próximos días estará viajando a la ciudad de Roma, para recibir el 29 de junio próximo, de fiesta de San Pedro y San Pablo, el Palio Arzobispal de manos del Santo Padre Benedicto XVI.

Día del Padre

martes 19 junio, 2007