El Santo Padre concede Indulgencia Plenaria por el 150º Aniversario de las Apariciones de Lourdes

Nuestra Señora de Lourdes25 de enero (Oficina de Prensa).- En un decreto recientemente publicado por la Penitenciaría Apostólica, la Santa Sede ha informado que el Santo Padre Benedicto XVI, con ocasión del 150° aniversario de la manifestación de la Santísima Virgen María en la gruta de Massabielle (cerca de Lourdes), concede indulgencia plenaria a los fieles cristianos que devotamente y según las condiciones acostumbradas:

  • Exclusión de todo afecto hacia cualquier pecado incluso venial.
  • Confesión y comunión sacramental.
  • Oración por las intenciones del Romano Pontífice.

que, del 02 al 11 de febrero del 2008, visiten en cualquier templo, oratorio, gruta o lugar decoroso, la imagen bendita de la Santísima Virgen María de Lourdes solemnemente expuesta a la veneración pública.

Hagamos de esta oportunidad una ocasión para renovarle nuestro amor filial a la Santísima Virgen María, Madre de Dios y nuestra”, expresó Mons. José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., Arzobispo Metropolitano de Piura. Así mismo impulsó difundir la buena noticia y organizar en las iglesias u oratorios la veneración pública de la imagen de Nuestra Señora de Lourdes.

En la Arquidiócesis de Piura y de Tumbes, durante los días indicados (del 02 al 11 de febrero) las parroquias organizarán celebraciones eucarísticas y rezo del rosario con la sagrada imagen de la Virgen de Lourdes para todos los fieles que deseen ganar indulgencia plenaria.

El «Código de derecho canónico» (c. 992) y el «Catecismo de la Iglesia católica» (n. 1471), definen así la indulgencia: «La indulgencia es la remisión ante Dios de la pena temporal por los pecados, ya perdonados, en cuanto a la culpa, que un fiel dispuesto y cumpliendo determinadas condiciones consigue por mediación de la Iglesia, la cual, como administradora de la redención, distribuye y aplica con autoridad el tesoro de las satisfacciones de Cristo y de los santos».

El 11 de febrero de 1858, en la villa francesa de Lourdes, a orilla del río Gave, Nuestra Madre, Santa María se manifestó con inefable dulzura materna a la piadosa Bernardita Soubirous utilizando las palabras de la definición dogmática: "Yo soy la Inmaculada Concepción".

Entre el 11 de febrero y el 16 de julio de 1858 hubo 18 apariciones. Éstas se caracterizaron por la sobriedad de las palabras de la Virgen, y por la aparición de una fuente de agua que brotó inesperadamente junto al lugar de las apariciones y que desde entonces es un lugar de referencia de innumerables milagros constatados por hombres de ciencia.

viernes 25 enero, 2008