“El Espíritu Santo los lanza a la aventura de ser amigos de Cristo”

Confirmaciones26 de noviembre (Oficina de Prensa).- Continuando con las Confirmaciones propias al mes de noviembre, que viene realizando el Arzobispo Metropolitano de Piura, Mons. José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V.; este fin de semana administró el Sacramento de la Confirmación a aproximadamente 1300 jóvenes provenientes de las parroquias y colegios de nuestra arquidiócesis.

El día domingo, en la Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo, el Arzobispo de Piura y Tumbes visitó la Vicaría Foránea del Bajo Piura y presidió dos celebraciones eucarísticas.

ConfirmaciónLa primera en la Iglesia San Juan Bautista en Catacaos, donde los jóvenes de Catacaos y de los caseríos y anexos (Simbila, Rinconada, Mocará, Pedregal Chico, Narihualá, Pedregal Grande, Nuevo Pedregal, La Campiña y el Molino) recibieron la plenitud del Espíritu Santo.

Y la segunda Eucaristía, en el Templo de la Parroquia Nuestra Señora de las Mercedes en La Arena, donde los jóvenes de la comunidad parroquial de La Arena (Casagrande, Alto de la Cruz, Rio Viejo, Santa Elena, Loma Negra, Alto de lo Mechados, Las Malvinas, 13 de Abril, Montegrande, Chatito y Vichayal), recibieron por su ministerio el sacramento de la Confirmación.

ConfirmaciónEn las celebraciones de esta solemnidad, Mons. Eguren les dijo a los confirmados: “Confirmarse en la fiesta de hoy significa reafirmar a Cristo como el Rey de mi vida y del universo, de mi historia personal y de la historia, el único Camino, Verdad y Vida.

¡Queridos Jóvenes! siguiendo el ejemplo de Dimas el buen ladrón, tengan siempre el valor de defender a Cristo y a la Iglesia, y de proclamar a Cristo como el único Salvador, ayer, hoy y siempre, sobretodo cuando el ambiente que nos rodea nos sea hostil como a Cristo y al buen ladrón en el calvario”.

Confirmación

ConfirmaciónEl día sábado por la mañana, en su visita pastoral a la ciudad de Sullana, la Iglesia Matriz “Santísima Trinidad” se convirtió en cenáculo del Espíritu Santo, donde los jóvenes provenientes de Nuevo Sullana, Villa primavera, Jibito, Malladitos, La Quinta, Vista Florida recibieron la confirmación en la vida del Espíritu.

Y por la tarde, en medio de un ambiente de fiesta y de fervor religioso que reinaba en el Coliseo Salesiano del Colegio Don Bosco, los alumnos de los colegios “Nuestra Señora de Lourdes”, “San José de Tarbes” y “Don Bosco” fueron consagrados como apóstoles de Cristo a través de su Confirmación.

Confirmación

ConfirmaciónEn la noche del viernes, durante su visita a la Parroquia San José Obrero, Mons. Eguren administró a los jóvenes de esta comunidad parroquial el Sacramento de la Confirmación.

Y finalmente el día jueves, los alumnos y un grupo de ex alumnos del Colegio María Montessori fueron marcados por la Cruz gloriosa de Cristo para ser testigos del Señor Jesús en medio del mundo. Esta celebración de realizó en el Santuario Virgen del Perpetuo Socorro.

ConfirmaciónMons. Eguren alentó a los confirmados a lanzarse a la fascinante aventura de ser amigos y testigos valientes de Cristo. “La amistad con Cristo nos exige darle toda nuestra vida al Señor a semejanza de Él, que en la cruz dio su vida por nuestra salvación. Cuando uno le entrega a Jesús su vida, descubre que la propia libertad crece. La amistad con Cristo nos exige buscar en todo momento lo que quiere de nosotros, es decir buscar el plan de sabiduría y amor que Él tiene preparado para nosotros. Sólo a través de la búsqueda y posterior acogida de ese plan, se puede alcanzar la felicidad y la salvación. Finalmente la amistad con Cristo nos exige atraer a otros a la amistad con Él en su Iglesia”.

ConfirmaciónCabe mencionar que en todas las celebraciones eucarísticas, los confirmados estuvieron acompañados por sus padres, padrinos y madrinas a quienes nuestro Pastor les pidió alentar y custodiar el don del Sacramento de la Confirmación, así como defender el don de la familia.

“Hago un llamado a los padres y padrinos de estos confirmados a que cuiden a sus hijos, a que sigan velando por su educación en la fe, a que los ayuden a descubrir el plan de Dios en sus vidas, cual éste fuera. Y a ustedes confirmados valoren el don de sus padres, sean respetuosos y obedientes a ellos como Jesús lo fue con María y José. En una palabra, defendamos la unidad de la familia, porque una familia unida en la fe y en el amor de Cristo contribuye a una sociedad sana y reconciliada”.

lunes 26 noviembre, 2007