Domingo de Ramos. Comenzamos a vivir la Semana Santa

Domingo de Ramos2 de abril (Oficina de Prensa).- En medio de una gran manifestación de piedad popular, centenares de personas asistieron el día de ayer por la mañana a la misa de Domingo de Ramos, que celebró en la Basílica Catedral el Arzobispo Metropolitano de Piura, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi S.C.V., dando así inicio a las celebraciones de Semana Santa.

Monseñor Eguren, comenzó la Eucaristía en el atrio de la Catedral donde bendijo a los fieles presentes y a sus ramos, posteriormente en procesional, se dirigió hacia el altar, mientras que la gran concurrencia, en medio de cánticos, agitaba sus palmas conmemorando así la entrada triunfal de Cristo a la ciudad santa de Jerusalén, proclamándolo como su Señor y Salvador.

Domingo de RamosEl Arzobispo de Piura y Tumbes, explicó durante su homilía el sentido de cada uno de los tres días del Triduo Pascual (Jueves Santo, Viernes Santo y Domingo de Pascua de Resurrección) alentando a los presentes a participar activamente durante toda la Semana Santa. Asimismo exhortó a todos a acercarse estos días al sacramento de la Confesión: “exhorto a todos los fieles cristianos de Piura y Tumbes a que se acerquen con confianza al Sacramento de la Reconciliación. Tengamos la valentía del arrepentimiento y de alcanzar la gracia de Dios por la confesión sacramental. Esto nos hará libres y nos dará la fuerza que necesitamos para llevar a adelante las tareas y trabajos que nos esperan a diario en la sociedad y en la Iglesia”.

Asimismo invocó a los sacerdotes de Piura y Tumbes a que “con ocasión de la próxima Semana Santa fijen de manera estable en todas las parroquias e iglesias de Piura y Tumbes, que habitualmente están abiertas al culto, generosos horarios de confesiones, que ofrezcan a los fieles las máximas facilidades posibles para confesarse. Que estos horarios estén adecuados a las necesidades reales de los penitentes, días y horas que les resulten asequibles”.

Domingo de RamosAntes de finalizar la misa, nuestro Arzobispo, compartió unas sencillas reflexiones en torno al simbolismo de los ramos y palmas indicando que debemos llevarlas a nuestras casas y ponerlas cerca del crucifijo que haya en nuestro hogar, para que desde ahí nos recuerde durante todo el año que “Jesús es nuestro Rey y Señor que dio su vida por nuestra reconciliación, y que por tanto todos los días del año debemos esforzarnos por seguirlo, por ser como Él, por amar como Él. Sólo así seremos felices y encontraremos el camino que conduce a la vida”.

Finalmente, el Arzobispo Metropolitano, invitó a los asistentes a participar en la misa de hoy lunes 2 de abril, en la Catedral a horas 7:30 p.m., por conmemorarse el segundo aniversario del tránsito a la Casa del Padre del Siervo de Dios Juan Pablo II.

Domingo de Ramos

lunes 2 abril, 2007