“DEJEMONOS SORPRENDER POR LAS PALABRAS DE CRISTO”

 19 de agosto (Oficina de Prensa).- Esta Mañana ante miles de peregrinos reunidos en su residencia de verano en Castel Gandolfo, el Papa Benedicto XVI en sus palabras previas al rezo del Ángelus, invitó a todos los fieles a dejarnos nuevamente sorprender por las palabras de Cristo, que siempre debe ser primicia para la humanidad.

“Dejémonos, también nosotros, nuevamente sorprender por las palabras de Cristo: Él, semilla de trigo lanzada en los surcos de la historia, es la primicia de la humanidad nueva, liberada de la corrupción del pecado y de la muerte” dijo el Santo Padre.

Invitó también a redescubrir “la belleza del Sacramento de la Eucaristía que expresa toda la humildad y la santidad de Dios: su hacerse pequeño parte del universo que quiere reconciliar a todos en su amor. Se trata por lo tanto de acogerlo con fe, no escandalizándose de su humanidad; y se trata de ‘comer su carne y beber su sangre’, para tener en nosotros mismos la plenitud de la vida”.

Al explicar el Evangelio de este domingo recordó la parte culminante del discurso de Jesús en la sinagoga de Cafarnaum, después de que el día anterior diera de comer a miles de personas con sólo cinco panes y dos peces "la gente, y los mismos discípulos, eran entusiastas de Él cuando realizaba signos prodigiosos; y también la multiplicación de los panes y de los peces era una clara revelación del Mesías, tanto es así que inmediatamente después la multitud habría querido llevar a Jesús en triunfo y proclamarlo rey de Israel”.

Finalmente, en su saludo a los peregrinos de lengua española, el Santo Padre recordó que el Evangelio de hoy “nos invita a participar en la vida divina a través del sacramento de la Eucaristía: el banquete que Cristo ha preparado y en el que nos ofrece como alimento su cuerpo y su sangre entregados por nuestra salvación. Acerquémonos con fe y alegría a este misterio y saciemos nuestro alma con el pan de la inmortalidad” concluyó.

domingo 19 agosto, 2012