De esta prueba surgirá un mejor Perú

Misa por los muertos, heridos y damnificados del TerremotoMisa por los muertos, heridos y damnificados del Terremoto

20 de agosto (Oficina de Prensa).- Ante la presencia de las principales autoridades políticas y militares de la Región y una gran concurrencia de fieles de nuestra ciudad, el Arzobispo de Piura y Tumbes, Mons. José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., ofreció la Santa Misa ayer por la noche en la Basílica Catedral de Piura, por todos los fallecidos, heridos y damnificados del reciente terremoto que azoló las ciudades de Cañete, Chincha, Pisco e Ica.

Durante su homilía, Mons. Eguren, exhortó a todos a unirnos en estos momentos en la oración a Dios y en la solidaridad para con aquellos hermanos nuestros que hoy sufren. “En primer lugar le dirigimos nuestra oración confiada al Señor para que conceda consuelo, esperanza y fortaleza a tantos hermanos nuestros que hoy sufren. Asimismo unámonos en un generoso esfuerzo de solidaridad. La fuente de la solidaridad es el amor. Ella no es un sentimiento pasajero, sino que hunde profundamente sus raíces en la fe en Dios, Padre de todos, y en Cristo, fuente de la fraternidad universal”.

Misa por los muertos, heridos y damnificados del TerremotoEn otro momento de su homilía, el Arzobispo Metropolitano indicó que, “Dios no castiga. El mal no viene de Él. Él no puede querer el mal porque Dios es Amor. Como bien decía el hoy Siervo de Dios Juan Pablo II, «Dios no ha creado el mal y la muerte. Pero desde el momento en que estos, a causa del pecado han entrado en el Mundo, su amor tiende totalmente a sanar al hombre, a liberarlo del pecado y a colmarlo de vida y alegría». (Ángelus, 3 de febrero de 2000)”.

Asimismo subrayó que, “Dios permite el mal (no creado ni querido por Él) porque en su infinita sabiduría sabe que de cosas malas pueden brotar cosas buenas, como de hecho lo estamos viendo estos días: el inmenso caudal de solidaridad, los actos de heroísmos, abnegación y de servicio desinteresado de tantos”.

Misa por los muertos, heridos y damnificados del TerremotoMons Eguren subrayó que a pesar de todo, “la vida triunfa sobre la muerte. Lo hemos visto en el conmovedor acontecimiento de aquel niño que nació al día siguiente del terremoto. El mal y la muerte nunca tendrán la última palabra. La última palabra la tiene el bien y la vida. Tengamos confianza, si Dios Padre sacó de la pasión y muerte de su Hijo la victoria de la Resurrección, estemos seguros que de esta hora de dolor, destrucción y muerte, surgirá con nuestra activa cooperación un mejor Perú: más justo, más reconciliado y más solidario.

Finalmente pidió acogernos a Santa María para que en estos momentos nos ayude a tener una mirada de fe y esperanza que nos permita mirar más allá de lo evidente. “María danos tus ojos de fe. Esos ojos de fe que te permitieron ver al pie de Cruz el triunfo de tu Hijo cuando todos veían el fin de su Maestro. Cubre con tu manto maternal el dolor de tantos, tú que sufriste el dolor desgarrador de la espada que atravesó tu corazón”.

Misa por los muertos, heridos y damnificados del TerremotoAntes de concluir la celebración eucarística, Mons. Eguren recordó que este domingo 26 de agosto, tendremos en todas las parroquias e iglesias abiertas al culto público, la “Gran Colecta de Solidaridad” en favor de nuestros hermanos del Sur Chico; y durante toda esta semana se estará recibiendo donaciones de alimentos no perecibles, ropa y colchones, en todas las Parroquias de la Arquidiócesis de Piura y Tumbes.

Estuvieron presentes, el Dr. César Trelles Lara, Presidente Regional; el Sr. José Aguilar Santisteban, Alcalde Provincial de Piura; el Sr. Ricardo Wacheng, Alcalde del Distrito de Castilla; el Dr. Roberto Palacios Márquez, Presidente de la Corte Superior de Piura; el Sr. General de Brigada Ejército Peruano, Wilson Barrantes, representante del Comandante General de la Región Militar del Norte; el Sr. Mayor General Policía Nacional del Perú, Luis Henríquez Palacios, Director de la Primera Dirección Territorial Policial; y representantes del Comandante General del Ala Aérea Nº 1 y del Comandante General de la Primera Zona Naval.

lunes 20 agosto, 2007