DAMOS GRACIAS A DIOS POR EL DON DEL SANTO PADRE FRANCISCO

MONSEÑOR EGUREN PRESIDE MISA POR EL PAPA

 17 de Marzo (Oficina de Prensa).- Hoy ante los fieles congregados en la Basílica Catedral de Piura, el Arzobispo de Piura y Tumbes, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi S.C.V. presidió la Santa Misa de domingo por la elección del Papa Francisco como sucesor de Pedro.

Al iniciar su homilía Monseñor Eguren manifestó su profunda alegría por la elección del nuevo Sumo Pontífice: “Cuando el pasado miércoles 13 tuvimos conocimiento de la elección del Cardenal Jorge Mario Bergoglio, como nuevo Sucesor de San Pedro, nuestro corazones se llenaron de alegría, verdadero fruto del Espíritu Santo, porque Roma volvía a tener Obispo y así la Iglesia un nuevo Papa que recibía del mismo Jesucristo el encargo de guiarla y de confirmarla en la fe. Nunca olvidemos que el Obispo de Roma es la cabeza de la fe y Pedro es el principio de unidad de la Iglesia”.

“Sus primeros mensajes, homilías y actividades nos han mostrado al Papa Francisco como un verdadero hombre de Dios: cálido, afable, bondadoso, siempre cercano a las necesidades, sufrimientos y esperanzas de su pueblo, misericordioso y evangelizador, sencillo y humilde, con esa sencillez propia de quien tiene al Evangelio como regla de su vida.” manifestó nuestro Pastor, luego explicó el por qué de la elección del Papa al llamarse Francisco: “El nombre que ha escogido así también lo revela: Francisco, por San Francisco de Asís, el santo de la pobreza y de los pobres, de la humildad y de la paz, el santo que vivió la radicalidad del Evangelio”.

Sobre la elección por primera vez de un Papa latinoamericano nuestro Arzobispo expresó: “La elección del Papa Francisco no sólo es motivo de legítima y sana satisfacción para todos los latinoamericanos sino una ocasión para que comprendamos lo que el Señor Jesús nos está diciendo al haber donado América un Papa al mundo: que nuestro Continente llamado de la Esperanza y destinado a ser el Continente del Amor, está maduro para infundir la savia de la fe en Cristo a todo el mundo de hoy…Que la elección del Santo Padre Francisco nos mueva a todos a un mayor compromiso por la Nueva Evangelización, no sólo del Perú, de América Latina sino del mundo entero”.

 Monseñor Eguren exhortó e invitó a todos los fieles presentes a acompañar al papa con la oración: “Hermanos les hago un llamado a todos para que acompañemos y sostengamos al Papa con nuestra oración perseverante y fervorosa, con nuestra comunión afectiva y efectiva, con nuestro amor hecho obediencia, acogiendo y difundiendo sus enseñanzas, su Magisterio. Que el Señor Jesús nos conceda que en torno a él, la Iglesia, nuestra Iglesia, se conserve unida y firme en la fe, la esperanza y la caridad para que sea sacramento universal del don de la Reconciliación que Cristo nos ha traído con su encarnación, muerte y gloriosa resurrección”.

Comentando el Evangelio de hoy domingo que recoge el pasaje de la adúltera perdonada por Jesús, nuestro Pastor ha mencionado las enseñanzas del Papa Francisco sobre este pasaje del Evangelio: el mensaje de Cristo es la misericordia; el Señor nunca se cansa de perdonar, ¡nunca! Si volvemos a él con el corazón contrito, Él nos perdona. Nos tiene una paciencia infinita. Grande es la misericordia del Señor. Si Dios no nos perdonase todo, el mundo no existiría. Somos nosotros los que nos cansamos de pedirle perdón. Pidamos esta gracia para nosotros, la de un corazón arrepentido y así escucharemos que Jesús nos dice como a la adúltera: Mujer yo no condeno pero eso sí no vuelvas a pecar más. Qué palabras más hermosas del Señor y de nuestro nuevo Papa cercana ya la Semana Santa que comenzaremos a vivir el próximo domingo con el Domingo de Ramos. Que ellas nos muevan a acercarnos estos días confiados a la Confesión”.

Al finalizar su homilía Monseñor Eguren rezó por la salud e intenciones del Papa Francisco con la siguiente oración:

¡Oh Jesús, Pastor Supremo de la Iglesia!

Renuevo en tu presencia mi adhesión incondicional

a tu Vicario en la tierra, el Papa Francisco I.

En él, Tú has querido mostrarnos

el camino seguro y cierto

que debemos seguir en el mundo de hoy.

Creo firmemente que por medio de él,

Tú mismo nos gobiernas, enseñas y santificas,

y bajo su cayado formamos

la verdadera Iglesia: una, santa, católica y apostólica.

Concédeme la gracia de amar, vivir y propagar

como hijo fiel sus enseñanzas.

Cuida su vida, ilumina su inteligencia, fortalece su espíritu,

defiéndelo de las calumnias y de toda maldad,

así como de las asechanzas del maligno enemigo,

para que nos gobierne paternal y solícitamente

con firmeza de roca apostólica.

Aplaca los vientos erosivos de la desobediencia

y concédenos que en torno a él,

tu Iglesia se conserve unida y firme

en la fe, la esperanza y la caridad,

para que sea sacramento universal del don de tu Reconciliación.

Santa María, Madre de la Iglesia, ruega por él.

San José, custodio del Redentor, ruega por él.

San Miguel Arcángel, patrono y protector de la Iglesia Universal, ruega por él.

Santos Apóstoles Pedro y Pablo, rueguen por él.

Amén.

domingo 17 marzo, 2013