“Convirtámonos en hombres nuevos”

 11 de marzo (Oficina de Prensa).- En la celebración de la Santa Misa del III Domingo de Cuaresma en la Basílica Catedral de Piura, nuestro Arzobispo Metropolitano, Mons. José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., nos invitó a la reflexión sobre nuestra tensión de conversión en este tiempo de cuaresma.

Durante su homilía resaltó que: “…el Señor quiere nuestro bien, quiere nuestra felicidad y nuestra salvación. Él nos advierte con palabras fuertes: “cambia de vida, arranca de tu corazón el pecado”…”

 Más adelante dijo: “Hoy en día, hay una creencia de que las desgracias son castigos de Dios, no es verdad. Dios es esencialmente bueno. Él nunca puede querer nuestro mal, Dios no castiga. El mal es culpa del pecado de la vida del hombre. Dios lo permite para que nos lleve hacia un bien mucho más grande, el de nuestra conversión”, manifestó.

Durante esta celebración litúrgica, un grupo de catecúmenos que recibirán el Sacramento del Bautismo la noche de la Vigilia Pascual, realizaron el segundo escrutinio frente a nuestro Pastor. A cada uno de ellos los exhortó: “a seguir la vida de Cristo en el Santo Bautismo y a crecer en su vida siendo en todo semejante a Él.”

 Los escrutinios (que son en total tres) tienen como objetivo, purificar el corazón, proteger contra las tentaciones, rectificar la intención y mover la voluntad, para que los catecúmenos se unan más estrechamente al Señor Jesús y perseveren con mayor decisión en su amor a Dios y en su propósito de recibir el santo bautismo.

Antes de finalizar su intervención, y refiriéndose a los actos de violencia acaecidos en nuestra ciudad manifestó: “…la violencia no expresa el espíritu, el talante, la forma de ser de los piuranos, pacíficos, acogedores, fraternos y solidarios…recemos mucho a la Santísima Virgen María para pedirle que nos ayude a alcanzar caminos de diálogo y entendimiento, que aleje la violencia de nuestras calles y hogares y que los hechos que hemos vivido, nunca más ocurran… La violencia sólo engendra violencia, no conduce a nada y absolutamente nada la justifica… Debemos comprender que hay un bien común al cual tenemos que aspirar siempre. Por ese bien hay que deponer intereses personales y egoístas y así lograr el bien de la sociedad y de todos los que queremos y amamos.”

Confirmaciones en El Alto – Talara

 Con gran entusiasmo, el pasado domingo 7 de marzo, más de 160 jóvenes recibieron de manos de nuestro Pastor, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., el Sacramento de la Confirmación.

Al dirigirse a los jóvenes confirmandos señaló que el mensaje que nos trae Jesús es actual: “… el primer acto de justicia es nuestra conversión, no habrá justicia social si primero no cambiamos nuestro corazón,… convirtámonos en hombres nuevos y así forjaremos una sociedad nueva en la verdad y en el amor. No se guarden nada para sí mismos. En el Señor Jesús encontrarán todo, si le entregan todo.”

Este numeroso grupo de jóvenes pertenecientes al Ñuro, El Alto, La Caleta, Los Órganos y Cabo Blanco fueron confirmados en la Parroquia Nuestra Señora de Fátima del distrito El Alto en Talara.

 

 

miércoles 10 marzo, 2010