Congreso de la República envía saludo a piuranos y tumbesinos con ocasión de la Fiesta Patronal

23 de septiembre (Oficina de Prensa).- Los miembros del Congreso de la República expresan su más cordial saludo y felicitación a la región, con motivo de celebrarse el próximo miércoles 24 de setiembre la Fiesta Patronal de Nuestra Señora de las Mercedes, expresión de fe y de religiosidad popular en el norte del país.

La Santa Misa se realizará en el Santuario de Nuestra Señora de las Mercedes en Paita a las 11:00 a.m. con la presencia multitudinaria de fieles cristianos católicos que vienen peregrinando de las distintas partes de nuestra región. Será presidida por Monseñor José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., Arzobispo Metropolitano de Piura y concelebrada por gran número de sacerdotes de nuestra Arquidiócesis.

Asimismo, durante la celebración de esta importante Fiesta, y con la participación de numerosas delegaciones de las Comunidades de Vida Consagrada, Parroquias, Colegios, Universidades, Movimientos Eclesiales, Asociaciones Laicales, Hermandades, y Cofradías de Piura y Tumbes, así como de los fieles católicos, se dará inicio a la GRAN MISIÓN ARQUIDIOCESANA, “Quédate con nosotros, Señor”, como respuesta a la invocación que hiciera el Santo Padre Benedicto XVI y los Obispos de América Latina y El Caribe, reunidos en Aparecida en mayo del 2006.

Este gran acontecimiento donde celebramos la Fiesta de la “Mamita Meche” y el inicio de la Gran Misión en nuestra Iglesia Particular de Piura y Tumbes, culminará con la Liturgia de Bendición y de Envío de los animadores de la Gran Misión, y posteriormente con un fin de fiesta, llena de alegría, cantos, globos, bailes típicos, etc.

Ya está todo preparado para que, en la Solemnidad de Nuestra Madre y Reina del Norte del Perú, se de inicio a esta Gran Misión Católica. La GRAN MISIÓN ARQUIDIOCESANA, bajo el nombre de “Quédate con nosotros, Señor”, busca llevar el nombre de Jesús a los corazones y a las vidas de todos los piuranos y tumbesinos sin excepción, así como que todos confiesen a Cristo como el camino, la verdad y la vida (ver Jn 14, 6). Sólo así nuestro pueblo tendrá realmente vida en Él.

martes 23 septiembre, 2008