Como la estrella de Belén guiemos a los demás al encuentro con Cristo

Fiesta de la Epifanía7 de enero (Oficina de Prensa).- En la noche de ayer, el Arzobispo Metropolitano de Piura, Mons. José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., presidió la Santa Misa con ocasión de la Fiesta de la Epifanía en la Basílica Catedral de Piura. La Eucaristía estuvo concelebrada por el R.P. Mariano Meléndez, formador del Seminario Arquidiocesano de nuestra ciudad “San Juan María Vianney”.

“La fiesta de Epifanía, es la manifestación de Cristo como el Salvador de toda la humanidad. Qué hermoso es saber que el amor de Dios manifestado en Cristo Jesús, es capaz de atraer a los hombres de toda raza, lengua y cultura sin excepción, y por tanto capaz de salvar a toda la humanidad, ayer, hoy y siempre”.

Fiesta de la EpifaníaDurante su homilía, Mons. Eguren resaltó la actitud de los Magos de Oriente, protagonistas de la fiesta de hoy, quienes dejando sus comodidades y seguridades se lanzaron a la gran aventura de encontrar al Señor Jesús, “Tres tipos de reacciones se dan frente al anuncio del nacimiento del Señor Jesús: la de Herodes, la de los escribas y sacerdotes, y la de los Magos venidos de Oriente. Herodes representa a las personas que entre los planes de Dios y los propios, opta por los propios. Representa a las personas que no temen a Dios, ni les importa la verdad, la moral, la justicia, y el bien común. Sólo les importa su poder y sus propios intereses aunque estos puedan traer sufrimiento a la vida de los demás. De hecho Herodes será tristemente recordado por haber ordenado la matanza de los inocentes. Están también los escribas y los sacerdotes judíos que saben la respuesta exacta dónde nacerá el Mesías, pero no se ponen en camino. No corren a Belén como deberían hacerlo sino que se quedan cómodamente instalados en Jerusalén. Ellos representan a aquellas personas que conociendo a Cristo no están dispuestas a seguirlo porque saben lo que implica seguir a Jesús. ¿No es ésta la actitud hoy en día de muchos bautizados que saben la respuesta pero no están dispuestos a vivirla, a comprometerse con ella? Pero finalmente están los Reyes Magos, los verdaderos protagonistas de la historia de hoy. Ellos no titubearon, se pusieron en camino. Dejaron sus seguridades y comodidades y se lanzaron a seguir la estrella que despertó en ellos el hambre de Dios, el hambre de la salvación. Y cuando encontraron al Niño lo adoraron y junto con sus regalos le dieron la adoración de su fe. Ellos representan a los corazones hambrientos del amor de Dios”.

Fiesta de la Epifanía“Cuenta el relato de Epifanía, que los Magos se retiraron a su país por otro camino. Y es que cuando se ha encontrado al Señor Jesús, este encuentro nos cambia radicalmente la vida y nos hace caminar por caminos nuevos, caminos de vida y felicidad”.

Finalmente exhortó a todos los presentes: “Que cada uno de nosotros por nuestra santidad de vida, por nuestra fidelidad a nuestra vocación, por el testimonio que demos con nuestras palabras y nuestra vida, seamos para los demás como la estrella de Belén: capaces de orientar y guiar a los demás al encuentro con Cristo Jesús, el camino, la verdad y la vida”.

Terminada la celebración litúrgica, Mons. José Antonio Eguren, se dirigió en procesión hacia el Nacimiento ubicado en el interior del Templo, donde luego de incensarlo, rezó ante el Niño Jesús.

martes 8 enero, 2008