CERCA DE 50 MIL PERSONAS EN GRAN PROCESIÓN EUCARÍSTICA POR LAS CALLES DE PIURA

 15 de agosto (Oficina de prensa).- Una verdadera muestra de fervor y piedad popular tuvo lugar hoy durante la Gran Procesión Eucarística que recorrió las principales calles de la ciudad de Piura, congregando a cerca de 50 mil personas.

La Procesión se inició en el Estadio Miguel Grau de nuestra ciudad al terminar la Santa Misa de Clausura del Congreso Eucarístico y Mariano. El Cardenal Juan Luis Cipriani, Arzobispo de Lima y Primado del Perú, fue quien traslado la Custodia con el Santísimo Sacramento hacia un vehículo especialmente acondicionado y adornado para la ocasión, de manera de llevarla en altura y visible para que todas las personas a su paso puedan venerarlo.

 La Procesión inicial se realizó por la pista atlética del Estadio, permitiendo que los fieles pudieran saludar a Jesús Sacramentado con sus pañuelos, cantos y vivas que se multiplicaban con creciente fervor. En ese tramo la Custodia estuvo acompañada por el Doctor Alan García Pérez, Presidente de la República, Monseñor José Antonio Eguren, Arzobispo Metropolitano de Piura, Arzobispos y Obispos venidos de distintas ciudades del país, cerca de un centenar de sacerdotes de nuestra Arquidiócesis, y miembros de diversas Cofradías y Hermandades.

Seguían también la Procesión las imágenes del Señor de la Buena Muerte de Chocán, el Señor Cautivo Peregrino de Ayabaca y la de Nuestra Señora de las Mercedes de Paita, las cuales fueron ovacionadas a su paso.

Durante el recorrido de la Procesión Eucarística los fieles manifestaron su amor a Jesús Sacramentado a través de cantos y oraciones, y un verdadero recogimiento al mantener el orden durante todo el tramo.

Finalmente, la Procesión Eucarística llegó a la Basílica Catedral de Piura donde fue recibida por Monseñor Eguren, quien agradeció a todos los fieles su participación en la Procesión y en todas las actividades del Congreso Eucarístico y Mariano, actividades que han sido calificadas como verdaderas fiestas de fe y amor a la Eucaristía.

domingo 15 agosto, 2010