CELEBRAMOS LA FIESTA DE SAN JOSÉ OBRERO Y EL DÍA MUNDIAL DEL TRABAJO

 01 de mayo (Oficina de prensa).- Cada 1° de mayo celebramos la Fiesta de San José Obrero y el Día Mundial del Trabajo y en el marco de estas celebraciones, el Arzobispo Metropolitano de Piura, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi S.C.V., presidió la Santa Misa en la noche de ayer.

Ante la gran concurrencia de fieles de esta comunidad parroquial, Mons. Eguren dijo: “La Iglesia celebra a San José dos veces al año: el 19 de marzo en su misterio como casto esposo de la Virgen Santísima, llamado por Dios a custodiar la virginidad perpetua de María, y el 1° de mayo como obrero, como esposo y como padre, que con su trabajo contribuyó al sostenimiento de su hogar, de su esposa y de su hijo nutricio Jesús… Celebrar esta fiesta de San José Obrero, nos ayuda a mirar el trabajo con esa dignidad que el Señor Jesús le ha dado al trabajar con manos de hombre el oficio que San José le enseñó. El trabajo es un medio privilegiado para realizarnos como personas y para desarrollar nuestra inteligencia, voluntad, creatividad y nuestra capacidad de servicio generoso a los demás”.

 Durante su homilía, Mons. Eguren pidió que no falte a nadie un trabajo digno: “Pidamos por intercesión de San José por las familias de nuestro país, en especial por las de Piura y Tumbes, para que no les falte el trabajo digno, bien remunerado y realizado en condiciones que respeten la dignidad de la persona humana y para que sea un medio por el cual los padres de familia provean los bienes necesarios y el digno sustento diario en cada uno de sus hogares”.

Más adelante resaltó: “En el Santo Evangelio, San José siempre es llamado como el hombre justo, es decir el hombre que ajusta su mente, su corazón y su proceder a la voluntad del Señor… Que a ejemplo de este Santo Patrono, nos esforcemos por encontrar los Planes de Dios en nuestra vida y que al encontrarlos, nos entreguemos con absoluta fe y generosidad de corazón a realizarlos”.

Antes de concluir la Santa Misa, el Arzobispo de Piura y Tumbes junto a la comunidad parroquial rezaron la oración del Congreso Eucarístico y Mariano, que se realizará el próximo mes de agosto (del 12 al 15), para que no falten los recursos y medios necesarios para la preparación y realización. 

 

  

 

sábado 1 mayo, 2010