CARTA DEL ARZOBISPO DE PIURA Y TUMBES A LOS FIELES ANTE LA RENUNCIA DE S.S. BENEDICTO XVI

 Ante la renuncia del Papa Benedicto XVI, nuestro Arzobispo Monseñor José Antonio Eguren Anselmi S.C.V., envia el siguiente mensaje a todos los fieles nuestra Arquidiócesis:

Amados hermanos en el Señor Jesús:

Como es de conocimiento de todos ustedes, el día de hoy durante el Consistorio Ordinario celebrado en Roma, el Santo Padre Benedicto XVI ha anunciado su renuncia al ministerio de Obispo de Roma, Sucesor de San Pedro y por tanto al Pontificado.

En primer lugar debemos destacar la grandeza de espíritu del Santo Padre quien con su renuncia nos da a todos una lección de humildad heroica y de gran valor. En el santuario de su conciencia, y de cara a Su Señor, el Papa ha visto claramente el deber de dimitir a su ministerio petrino enseñándonos a comprender que el poder es servicio y amor, y que el bien de la Iglesia, y de la humanidad a la cual Ella sirve, está por encima de cualquier otra motivación. Personalmente he acogido el anuncio de la dimisión del Papa con dolor pero al mismo tiempo con una gran admiración, por su gran valor, por su libertad de espíritu y la gran conciencia que tiene de la responsabilidad por su ministerio.

Sus casi ocho años de Pontificado se han caracterizado por un magisterio valiente anunciando la Verdad, que salva y libera, así como por conducir a la humanidad al encuentro con Dios por medio de Jesucristo, nuestro Señor, ya que sin Él como referente, el Hombre se desvanece y sucumbe.

Asimismo Benedicto XVI nos deja una lección de profundo amor por la Iglesia a la que siempre ha servido con fidelidad, lealtad y total entrega. Pido a los fieles de mi Iglesia particular, que mientras agradecemos al Santo Padre por su Ministerio Petrino, roguemos en nuestra oración por él y por toda la Iglesia, y en particular por el Colegio de Cardenales, quienes asistidos por el Espíritu Santo, tendrán la responsabilidad de elegir al nuevo Sucesor de San Pedro en el próximo Cónclave.

Esta inesperada noticia para todos, no debe llevarnos a miedo o a temor, ya que Jesucristo es el Supremo Pastor de la Iglesia y el Papa su Vicario en la tierra. El Señor Jesús siempre cuida de Ella guiándola y sosteniéndola a través de su Espíritu, garantizándonos así que “las puertas del infierno no prevalecerán contra Ella” (Mt 16, 18).

El día de hoy, 11 de febrero, fecha en que celebramos a María Santísima en su advocación de Nuestra Señora de Lourdes, pedimos a la Madre de Jesús y de la Iglesia, que la cubra con su manto maternal, y asista con su amor y bondad a los Padres Cardenales que elegirán al nuevo Papa, sucesor de San Pedro.

Con mi paternal bendición pastoral,

   San Miguel de Piura, 11 de febrero de 2013

  San Miguel de Piura, 11 de febrero de 2013

Memoria de Nuestra Señora de Lourdes

lunes 11 febrero, 2013