ARZOBISPO PIDE ORACIONES POR EL AUMENTO DE SANTAS VOCACIONES AL SACERDOCIO

 25 de abril (Oficina de prensa).- En la mañana de hoy, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., Arzobispo Metropolitano de Piura, presidió la Santa Misa en la Basílica Catedral de Piura, para celebrar el IV Domingo de Pascua o también llamado Domingo del Buen Pastor y la 47º Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones.

Durante esta Eucaristía, nuestro Pastor pidió oraciones por intercesión de San Juan María Vianney, patrono de los sacerdotes, para que suscite abundantes y santas vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada en nuestra Iglesia particular; por la santidad, fidelidad e intenciones de nuestros sacerdotes y por la perseverancia de los seminaristas de nuestra Arquidiócesis.

 En el Evangelio de hoy, el Señor Jesús se denomina a sí mismo el Buen Pastor que da la vida por sus ovejas. Durante su homilía Mons. Eguren, exhortó a escuchar la voz del Señor en nuestras vidas “que resplandece hoy en día en la voz de sus sucesores, el Papa y los Obispos. Es el mismo Cristo que a través del Magisterio de la Iglesia nos sigue invitando, enseñando y mostrando el camino de la auténtica vida y felicidad”, manifestó. “¿Somos ovejas dóciles del rebaño de Cristo? ¿En nuestra vida de oración, nos esforzamos por escuchar la voz del Señor y al escucharlo, acogemos con mansedumbre su Plan en nuestras vidas?”, añadió.

En otro momento y con ocasión de la celebración de la 47º Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones, nuestro Arzobispo hizo un llamado a los padres de familia diciéndoles: “Recen por la vocación de sus hijos para que descubran el horizonte del Plan de Dios en sus vidas. Recen para que sus hijos puedan escuchar la voz del Señor y escuchándolo, respondan con generosidad al camino de salvación, libertad y felicidad al cual Él los convoca”.

Y junto con la oración, Mons. Eguren pidió a todos los fieles católicos, a promover las v ocaciones en los jóvenes: “Hay que sembrar la inquietud de la vocación en el corazón de los jóvenes. Recuerden que no hay nada más apasionante que responder a la vocación, no hay ideal más grande en la vida que seguir a Cristo”.

Resaltando el lema de la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones de este año: “El testimonio suscita vocaciones”, nuestro Pastor dijo: “Todos somos invitados a rezar por las vocaciones. Ustedes son conscientes de la necesidad de los sacerdotes en nuestras vidas. El sacerdote prolonga en el tiempo y hace presente a Cristo el Buen Pastor en la tierra, para que a través de su ministerio, Él nos siga guiando, enseñando y santificando… Recemos por nuestros sacerdotes para que sean íntegros, intachables y santos y para que siempre den testimonio de la alegría de su vocación y de su apasionante misión por la salvación de las almas”.

 

  
domingo 25 abril, 2010