ARZOBISPO DE PIURA Y TUMBES DIALOGÓ CON JOVENES DE COLEGIOS PARROQUIALES

“Hay que ser valientes para ir contracorriente pero quien nos da la fuerza: Jesús”

 16 de mayo (Oficina de Prensa).- El Arzobispo de Piura y Tumbes, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., participó en el primer conversatorio con alumnos integrantes de los colegios parroquiales de la ciudad de Piura. Los colegios invitados fueron Nuestra Señora del Rosario, Santa Rosa de Lima y San José Obrero quien prestó las instalaciones de su auditorio para dicha reunión.

Monseñor Eguren respondió preguntas relevantes en los temas de la fe católica, la familia, la sexualidad, la relación entre la ciencia y la religión, en otras. Antes de ello nuestro Pastor brindo cálidas palabras en un discurso introductorio sobre las ideas de vida católica que nuestro Sumo Pontífice, el Papa Francisco, brindó a los jóvenes del mundo: “Como Jesús dijo: “Estamos en el mundo pero no somos del mundo”, el cristiano no huye del mundo, está en el mundo y opta desde su fe por el mundo que Dios quiere en su Divino Plan, por construir un mundo conforme a la verdad, al amor, que tenga justicia, solidaridad y caridad, ese es el mundo que Dios quiere desde el momento que nos creó. Pero no, estamos en un mundo que a veces nos manifiesta unos antivalores terribles, por ese mundo no nos damos, no nos damos también por ese mundo que te plantea que en el tener está la felicidad, que en el placer impuro está la felicidad, en el poder, en ese dominio sobre nosotros y sobre la misma creación por eso mundo no nos damos y ese mundo se nos mete hoy en día por todos lados, vivimos una cultura en donde los medios de comunicación nos presentan estos falsos valores y entonces uno consciente de que Cristo es su Señor por eso uno tiene que tomarlo como modelo de su vida y hacerse esa pregunta permanente en nuestras vida: ¿Jesús si estuvieras en mi lugar qué harías?. Y si Jesús no lo haría, tienes que adquirir el valor e ir contracorriente, porque poniendo nuestra mano en el corazón queridos jóvenes a veces sabemos lo que tenemos hacer y muchas veces sabemos lo que no debemos hacer, pero tenemos miedo y por eso nos acobardamos, pero debemos tener valor y coraje de pararse y decir ¡NO!, probablemente a ustedes les ha pasado porque a mí me ha pasado, que si uno de ustedes ha tenido el valor enfrente de sus amigos de pararse y decir No, ha habido alguno de sus amigos que también se ha parado y ha dicho conmigo tampoco cuenten, es porque a veces falta que uno de el ejemplo para que fortalezcamos a muchos que piensan y sienten como nosotros terminen también siguiendo ese ejemplo, teniendo ese valor en sus vidas. Ir en contracorriente es lo primero que el Papa Francisco les dice a ustedes jóvenes.

 La segunda idea que menciona el Papa cuando se dirige a ustedes es: “Hay que ser valientes para ir contracorriente pero quien nos da la fuerza: Jesús”, y luego les dice “no habrá dificultades, tribulaciones, incomprensiones que nos haga perder si permanecemos unidos a Él” y ahí está la clave en construir dignidad de cara al Señor, con el Señor, en el Señor, por el Señor y para el Señor, esto es algo que se le viene pidiendo a los jóvenes desde hace muchos años: La amistad con Cristo en su Iglesia es la clave.

La última idea de nuestro Papa para ustedes es: “Confiemos en la acción de Dios, con Él podemos hacer cosas grandes y sentiremos el gozo de ser sus discípulos, de ser sus testigos. Apostad por los grandes ideales por las cosas grandes, los cristianos no hemos sido elegidos por el Señor para pequeñeces, hemos de ir siempre más allá a hacer las cosas grandes, ¡jóvenes poned en juego vuestra vida por grandes ideales!”, no hay más grande ideal que el creer y seguir a Dios porque Él es el Camino, la Verdad y la Vida.

Para finalizar nuestro Pastor exhortó a los jóvenes: “No se olviden ustedes que por algo Jesucristo quiso incorporar a un joven en el grupo de los 12 apóstoles, era Juan, y de esa manera el Señor lo que quiso es dejarnos una indicación en la pastoral de la Iglesia que siempre debemos tener una atención privilegiada hacia la juventud, sobre todo porque resulta interesante que ese joven que Jesús introduce al grupo de sus más íntimos, de sus doce apóstoles, fue el único que no lo abandono, fue el único que estuvo al pie de la cruz, fue el único que no tuvo miedo y el único que estaba dispuesto a correr la suerte de su Padre. Y todos los jóvenes son así no se contentan con la mediocridad, son generosos en su entrega, apasionados, saben arriesgarse, son fieles a sus amigo y es por eso que el mundo junto con la familia los ataca, los trata de seducir porque saben el riesgo enorme que significa una juventud en Cristo, una juventud que puede transformar este mundo.”

jueves 16 mayo, 2013