ARZOBISPO DE PIURA VISITA EL PENAL DE RIO SECO Y EL PENAL DE MUJERES DE SULLANA

 24 de julio (Oficina de Prensa).- Con ocasión de haberse celebrado el 16 de julio pasado la fiesta de Nuestra Señora del Carmen, día en el cual también se conmemora el día de la resocialización del interno penitenciario, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi S.C.V., celebró la Santa Misa el lunes 22 en el Penal de “Rió Seco” de Piura y el miércoles 24 en el Penal de mujeres de Sullana.

En la homilía que dirigió a los internos del Penal de “Rio Seco” nuestro Arzobispo hizo referencia al ejemplo de vida de Santa María Magdalena por haberse celebrado ese día la fiesta de esta Santa. Con palabras directas Nuestro Pastor les dijo a los internos: “María Magdalena era una mujer pecadora, una prostituta, quien cansada de su vida de pecado se dejó encontrar por Jesús Misericordia y convirtiéndose llegó a la cumbre de la Santidad. No sólo estuvo al pie de la Cruz, sino que ella, la que mucho había amado, mereció ser la primera discípula que vio a Jesús Resucitado y recibió el encargo de anunciar a los apóstoles la Buena nueva de la Resurrección. Si ella pudo, ¿porqué tú y nosotros no? Queridos hermanos internos nunca es demasiado tarde. Déjate encontrar por Jesús Misericordia. En Él tu vida puede tener un nuevo comienzo. Él te ofrece su amistad, la única capaz de hacernos plenamente libres, hombres realmente nuevos, que dejando lo que está atrás se lancen a la aventura maravillosa de una vida nueva en el Señor”.

Terminada la Celebración Litúrgica, y en un ambiente de alegre compartir, los internos recibieron de manos del Arzobispo de Piura 1,052 bolsas de útiles de aseo personal que contenían: jabón tocador, detergente, crema dental, champú entre otros útiles. Está entrega se realizó gracias al trabajo activo de la Pastoral Carcelaria y Diaconía para la Justicia y la Paz que consiguieron estas donaciones de las parroquias y colegios de Piura.

 

Visita al Penal de Mujeres de Sullana

 A su vez en su visita al penal de mujeres de Sullana se dirigió a las internas diciéndoles: “Queridas hermanas, sus vidas en este momento pueden ser tristes y áridas por culpa del pecado, de los errores cometidos, pero el Señor no deja de quererlas y de amarlas. Él nunca les abandona, porque Él quiere a todos sus hijos por igual. Por ello, a través de su Madre, la Virgen María, en su advocación de nuestra Señora del Carmen, derrama su amor, gracia y misericordia sobre ti y te brinda la oportunidad de un nuevo comienzo, de tener una íntima amistad con Él. No tengas miedo, ábrele el corazón a Cristo y ten una nueva vida en Él”.

Luego de su homilía nuestro Arzobispo administró el sacramento del Bautismo a dos niñas, hijas de dos internas de este penal y manifestó: “El sacramento del bautismo nos libra de todo pecado y es el comienzo de nuestra amistad con Dios, es el inicio de nuestra vida nueva”.

 Ante el mensaje de esperanza que llevó Monseñor Eguren a las internas, una de ellas dijo unas conmovedoras y espontáneas palabras al final de la Misa: “Le agradecemos su presencia y sus palabras que nos han recordado que Jesús nos ama, nos perdona y que si con un corazón arrepentido acogemos su misericordia podemos llegar a ser personas nuevas. Querido Monseñor nos comprometemos a ello y no se olvide de rezar por nosotras, que somos las que más lo necesitamos”.

Al finalizar la celebración Litúrgica, las 80 internas del penal recibieron de manos de Monseñor canastas con productos de aseo personal que fueron donadas por escolares y fieles de la vicaría de Sullana así como un refrigerio.

 

 

miércoles 24 julio, 2013