ARZOBISPO DE PIURA SALUDA AL PAPA FRANCISCO

Santo Padre pide a piuranos y tumbesinos que recen por él.

26 de abril (Oficina de Prensa).- En un cálido encuentro, marcado por el recuerdo de la experiencia vivida juntos en la V Asamblea General del Episcopado Latinoamericano celebrada en Aparecida – Brasil el año 2007, el Arzobispo de Piura, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., saludó el pasado 24 de abril al Santo Padre Francisco en el marco de la Audiencia General de los miércoles en Roma.

Nuestro Pastor llevó al Papa el saludo, el afecto y la adhesión del pueblo de Piura y Tumbes. El Santo Padre agradeció a Monseñor Eguren este gesto de amor filial a su persona y mandó complacido su bendición apostólica para los sacerdotes, religiosos, religiosas y fieles cristianos de nuestra Arquidiócesis. Asimismo pidió a los piuranos y tumbesinos que lo recuerden siempre en sus oraciones al Señor Jesús y a la Virgen Santísima.

Monseñor Eguren obsequió al Papa Francisco una imagen de Santa Rosa de Lima, patrona del Perú y primera flor de santidad del Continente Latinoamericano, así como una palia para la celebración de la Santa Misa con la imagen de San Miguel Arcángel, patrono de nuestra Arquidiócesis. El Papa Francisco le subrayó a nuestro pastor la necesidad de invocar con la constante oración la intercesión y protección del Príncipe de la Milicia Celestial para poder vencer en la lucha contra el demonio. 
Finalmente el Santo Padre recibió también un ejemplar del PIUCAT, el catecismo de nuestra Arquidiócesis, y mostró su alegría por esta iniciativa en el marco del Año de la Fe.

A continuación compartimos la oración para pedir a Dios por la santidad, la salud e intenciones del Santo Padre Francisco:

¡Oh Jesús, Pastor Supremo de la Iglesia!

Renuevo en tu presencia mi adhesión incondicional 

a tu Vicario en la tierra, el Papa Francisco. 

En él, Tú has querido mostrarnos 

el camino seguro y cierto 

que debemos seguir en el mundo de hoy. 

Creo firmemente que por medio de él, 

Tú mismo nos gobiernas, enseñas y santificas, 

y bajo su cayado formamos 

la verdadera Iglesia: una, santa, católica y apostólica. 

Concédeme la gracia de amar, vivir y propagar 

como hijo fiel sus enseñanzas. 

Cuida su vida, ilumina su inteligencia, fortalece su espíritu, 

defiéndelo de las calumnias y de toda maldad, 

así como de las asechanzas del maligno enemigo, 

para que nos gobierne paternal y solícitamente 

con firmeza de roca apostólica. 

Aplaca los vientos erosivos de la desobediencia 

y concédenos que en torno a él, 

tu Iglesia se conserve unida y firme 

en la fe, la esperanza y la caridad, 

para que sea sacramento universal del don de tu Reconciliación. 

Santa María, Madre de la Iglesia, ruega por él. 

San José, custodio del Redentor, ruega por él. 

San Miguel Arcángel, patrono y protector de la Iglesia Universal, ruega por él. 

Santos Apóstoles Pedro y Pablo, rueguen por él. 

Amén.

viernes 26 abril, 2013