Arzobispo de Piura interviene en le V Conferencia

Mons. José Antonio Eguren21 de mayo (Oficina de Prensa).- El día de hoy por la mañana, Mons. José Antonio Eguren Anselmi SCV., Arzobispo de Piura y Tumbes, intervino en la Sesión Plenaria de la V Conferencia del Episcopado Latinoamericano y del Caribe, destacando la importancia de la fidelidad al Magisterio de la Iglesia para ser auténticos discípulos y misioneros del Señor Jesús. A continuación ofrecemos el texto íntegro de su intervención.

La importancia de la adhesión al Magisterio de la Iglesia para ser auténticos discípulos y misioneros del Señor Jesús

La Iglesia, dice Bossuet, "es Jesucristo extendido y comunicado". En ella encontramos al Señor Jesús, el único Reconciliador y la salvación definitiva para todo ser humano. Pertenecer a la Iglesia es estar en contacto con Jesús, es seguir sus enseñanzas de vida y cumplir con su divino plan. En otras palabras, es "ser discípulo".

Ahora bien, la enseñanza de Jesús permanece en la Iglesia a través del Magisterio. Jesús les dijo a los Apóstoles: "El que a vosotros escucha, a mí me escucha. El que a vosotros rechaza, a mí me rechaza" (Lc 10, 16).

Por ello para ser auténticos discípulos y misioneros del Señor, es fundamental conocer y remitirse constantemente al Magisterio de la Iglesia, es decir a la enseñanza del Papa y de los Obispos en comunión con él, ya que a través de ellos, Sucesores de los Doce, el Señor Jesús sigue enseñando a sus discípulos, garantizando la posibilidad objetiva de profesar la fe sin error, aquella que colma la vida de sentido y reconcilia.

En una época en donde el discípulo y misionero de Cristo está constantemente bajo el influjo de un cultura en la que impera la dictadura del relativismo que no reconoce nada como definitivo y que deja como última medida sólo al propio yo y sus antojos, el Magisterio de la Iglesia aparece como una luz segura para su fidelidad, es decir para vivir genuinamente su vocación cristiana y su misión apostólica.

Hoy ha que decirlo claramente: no se puede ser discípulos del Señor Jesús sin ser fieles al Magisterio de la Iglesia. Desobedecer al Magisterio es rechazar a Jesús, y por ende, renunciar a nuestra identidad de discípulos y condenar nuestra misión a la esterilidad.

+ José Antonio Eguren Anselmi
Arzobispo Metropolitano de Piura – Perú

lunes 21 mayo, 2007