ARQUIDIÓCESIS DE PIURA Y TUMBES PROMUEVE EL REZO DEL CREDO NICENOCONSTANTINOPOLITANO

Iniciativa forma parte de la preparación de esta Iglesia paraticular para el Año de la Fe

 12 de febrero (Oficina de prensa).- Monseñor José Antonio Eguren, S.C.V., Arzobispo Metropolitano de Piura, hizo un llamado a los sacerdotes de esta Iglesia particular a realizar en los próximos meses una catequesis en sus comunidades parroquiales para que a partir del domingo 03 de junio, Solemnidad de la Santísima Trinidad, se comience a usar de manera habitual el Credo Nicenoconstantinopolitano en las celebraciones litúrgicas dominicales y cuando lo prescriban las normas litúrgicas.

En una Carta Pastoral difundida el jueves pasado Monseñor Eguren indicó que el Año de la Fe, que se iniciará el próximo 11 de octubre, constituye una ocasión propicia para que “en nuestra Arquidiócesis recuperemos en la celebración de la Santa Misa, su rezo. La gran riqueza doctrinal de este símbolo o credo, así como su origen histórico, fruto del esfuerzo de muchos insignes santos doctores, mártires y confesores, debe ser para nosotros estímulo para aprender y profesar con fervor y convicción la fe de la Iglesia que se expresa en el Credo Nicenoconstantinopolitano”.

Asimismo, nuestro Pastor señaló que la extensión del Credo Nicenoconstantinopolitano “no debe ser motivo para no rezarlo y menos aún la superficial excusa de pretender acortar la duración de la Misa. De otro lado proclamando del modo más completo nuestra fe crecemos en la conciencia de nuestra identidad católica y damos testimonio de ella en medio de un mundo marcado hoy en día por el relativismo y la incredulidad.”

En la Carta Pastoral Monseñor Eguren solicita a los sacerdotes de Piura y Tumbes que para realizar la catequesis sobre el Credo Nicenoconstantinopolitano "deberá usarse el Catecismo de la Iglesia Católica (especialmente los nn. 166-197) y elaborarse los subsidios que sean necesarios para que todos reaprendamos a profesar con los labios, el entendimiento, la memoria y el corazón, este Credo”.

Símbolo Nicenoconstantinopolitano

Creo en un solo Dios, Padre todopoderoso,
Creador del cielo y de la tierra,
de todo lo visible y lo invisible.

Creo en un solo Señor, Jesucristo,
Hijo único de Dios,
nacido del Padre antes de todos los siglos:
Dios de Dios, Luz de Luz,
Dios verdadero de Dios verdadero,
engendrado, no creado,
de la misma naturaleza del Padre,
por quien todo fue hecho;
que por nosotros, los hombres,
y por nuestra salvación bajó del cielo,

(Se inclina la cabeza en señal de respeto)

y por obra del Espíritu Santo
se encarnó de María, la Virgen,
y se hizo hombre;

(Se finaliza la inclinación de la cabeza)

y por nuestra causa fue crucificado
en tiempos de Poncio Pilato;
padeció y fue sepultado,
y resucitó al tercer día, según las Escrituras,
y subió al cielo,
y está sentado a la derecha del Padre;
y de nuevo vendrá con gloria
para juzgar a vivos y muertos,
y su reino no tendrá fin.

Creo en el Espíritu Santo,
Señor y dador de vida,
que procede del Padre y del Hijo,
que con el Padre y el Hijo
recibe una misma adoración y gloria,
y que habló por los profetas.
Creo en la Iglesia,
que es una, santa, católica y apostólica.
Confieso que hay un solo Bautismo
para el perdón de los pecados.
Espero la resurrección de los muertos
y la vida del mundo futuro.
Amén.

domingo 12 febrero, 2012