A ESTADIO LLENO FUE RECIBIDA “MAMITA MECHE” EN EL TERCER DÍA DEL CONGRESO EUCARÍSTICO Y MARIANO

 15 de agosto (Oficina de prensa).- Una verdadera fiesta de fe, entusiasmo y fraternidad se vivió ayer en el Estadio Miguel Grau, que por tercera vez colmó su capacidad de asistencia al acoger a más de 24 mil peregrinos y fieles venidos de toda la Región.

Con aplausos, cantos y pañuelos blancos todo el Estadio recibió la llegada del Cardenal Juan Luis CIpriani, Arzobispo Metropolitano de Lima y Primado del Perú, quien ingresó al campo eucarístico acompañado de Monseñor José Antonio Eguren, Arzobispo Metropolitano de Piura, Monseñor Raúl Chau, Obispo Auxiliar de Lima y Monseñor KAy Schmalhausen, Obispo Prelado de Ayaviri.

 Los vítores y los aplausos se multiplicaron cuando por la puerta norte del Estadio hizo su ingreso la imagen de Nuestra Señora de las Mercedes de Paita, en una hermosa anda adornada con flores blancas y amarillas que hacía relucir su imponente Corona, la cual fue colocada hace 50 años durante el Congreso Eucarístico Nacional de entonces.

La “Mamita Meche” recorrió toda la pista atlética del Estadio para saludar con su imagen a los miles de devotos que a su paso le rezaban con profunda emoción y confianza. Al terminar de saludar a todo el Estadio salió a su encuentro la imagen del Señor Cautivo de Ayabaca, cuya anda fue cargada con impresionante fuerza por miembros de su Hermandad. La imagen del “Cautivito” saludó a la imagen de “Mamita Meche” en un gesto que fue ovacionado por todo los presentes. Las imágenes finalmente fueron puestas a un costado del escenario, para que puedan ser veneradas por todos los asistentes.

MODELO PARA VIVIR LA MISA DOMINICAL

La Catequesis de esta jornada estuvo a cargo de Monseñor Juan Antonio Ugarte, Arzobispo Metropolitano de Cusco, quien habló a los presentes sobre “Santa María, Mujer Eucarística, Modelo para vivir la Misa Dominical en Familia”.

Monseñor Ugarte explicó que María puede guiarnos hacia el Sacramento de la Eucaristía porque tiene una relación profunda con él. “La relación de María con la Eucaristía se puede a partir de su actitud interior. María es mujer « eucarística » con toda su vida”, agregó.

El Arzobispo de Cusco recalcó que puesto que la Eucaristía es misterio de fe “que supera de tal manera nuestro entendimiento y nos conduce a confiar en la palabra de Dios, nadie como María puede ser apoyo y guía en una actitud como ésta”.

domingo 15 agosto, 2010