“LLAMÓ A LOS QUE ÉL QUISO, PARA QUE ESTUVIERAN CON ÉL Y PARA ENVIARLOS A EVANGELIZAR”

Arzobispo se reunió con jóvenes que participarán de la Gran Misión Juvenil Arquidiocesana

12 de noviembre de 2018 (Oficina de Prensa).- Nuestro Arzobispo se reunió con cerca de 400 jóvenes integrantes de la Pastoral Juvenil de las Vicarías Foráneas de Piura, Talara, Sullana, Paita y el Bajo Piura. Ellos participaron de un gran Encuentro que forma parte del programa de la Gran Misión Juvenil Arquidiocesana que se ha iniciado en Piura y Tumbes bajo el lema: “Llamó a los que Él quiso, para que estuvieran con Él y para enviarlos a evangelizar”. Posteriormente se llevó a cabo la Santa Misa de envío que fue presidida por el R.P. Tito Zapata Olivares, responsable de la Pastoral Juvenil Arquidiocesana y concelebrada por varios sacerdotes. Los jóvenes recibieron también charlas de preparación y realizaron trabajos en equipo con miras a las jornadas misioneras que realizarán.

Los jóvenes están en el corazón de la Iglesia

Durante su participación Monseñor Eguren dijo a los jóvenes: “Queridos jóvenes, quiero felicitarlos por este compromiso que tan valientemente han asumido con la Iglesia del Señor a través del trabajo en sus parroquias con miras a esta Gran Misión Juvenil que hoy se inicia. No olviden que ustedes son una de las opciones preferenciales de la pastoral de la Iglesia, que ha puesto mucha esperanza en cada uno de ustedes. Que esa energía propia de su juventud los lleve a ser cada vez más y mejores discípulos y misioneros de Jesucristo. La Iglesia ha renovado una vez más su compromiso con ustedes dedicándoles un Sínodo sobre la Juventud. Ustedes son la expresión más elocuente de que la Iglesia está viva, que la Iglesia es joven y que Ella lleva en sí misma el futuro del mundo. Hoy en día, Cristo los llama a continuar con su misión evangelizadora. Les pido que sigan siendo una juventud valiente, que anuncie a Jesucristo en primera persona, que muestre a los demás la belleza de lo que significa ser cristiano, que lleve con convicción a los demás el Evangelio. Que a través de ustedes resplandezca ante los hombres y mujeres de hoy la luz de Cristo, no su propia luz, sino la de Cristo, para que así se haga de una vez por todas realidad la ansiada Civilización del Amor”.

No hay mejor apóstol de un joven que otro joven

“Cuando Jesús sube al cielo junto al Padre -continuó Monseñor Eguren-, empieza la misión de la Iglesia y le confía a sus discípulos ir por todo el mundo anunciando el Evangelio. La Iglesia, que está conformada por todos nosotros los bautizados, tiene la misión de evangelizar, de anunciar la palabra y la vida de Cristo Jesús, el único Salvador del mundo ayer, hoy y siempre. Por ello hemos de ser sus testigos por todos los rincones de la sociedad, dando a conocer que Jesús es el Camino, la Verdad y la Vida, que fuera de Él no hay posibilidad de salvación, de vida verdadera, de libertad auténtica, de plenitud. Les pido que especialmente sean apóstoles de otros jóvenes como ustedes, porque no hay mejor apóstol de un joven que otro joven. Sean apóstoles entre los miles de jóvenes que este año se están preparando para recibir el sacramento de la confirmación pero también entre aquellos que están alejados de la Iglesia, entre aquellos que viven en las periferias geográficas y existenciales de la vida, como nos pide el Papa Francisco”.

Busquen y acojan con sincera amistad a los jóvenes venezolanos

“Los animo a que, dada la gran cantidad de migrantes jóvenes venezolanos que día a día llegan a Tumbes y Piura, se propongan realizar con ellos un trabajo de apostolado. Sepan acogerlos y ayudarlos en todo los que les sea posible con una sincera amistad en Cristo. Como nos lo recuerda nuestro querido Papa Francisco: «Cada forastero que llama a nuestra puerta es una ocasión de encuentro con Jesucristo, que se identifica con el extranjero acogido o rechazado en cualquier época de la historia. A cada ser humano que se ve obligado a dejar su patria en busca de un futuro mejor, el Señor lo confía al amor maternal de la Iglesia»”, acotó nuestro Pastor.

Tengan vínculos cordiales con sus abuelos

Finalmente Monseñor Eguren exhortó a los jóvenes: “En esta Gran Misión que ahora inician, quiero invitarlos también a tender puentes generacionales con sus abuelos. Fomenten vínculos cordiales con ellos. No olviden que los abuelos nos dan raíces, nos dan memoria, nos dan historia y nos entregan sus sueños. Escúchenlos, conversen con ellos. Sin los abuelos corremos el riesgo de vivir desarraigados, en el desconcierto, sin entender el valor y el sentido de la vida. Sin ellos corremos el peligro de vivir desarraigados sin saber de dónde venimos. En cambio con ellos serán capaces de entender su presente y proyectarse con confianza al futuro”.

lunes 12 noviembre, 2018