“LEER LA BIBLIA ME TRAJO DE VUELTA A CRISTO”

Lectio Divina para alimentar y renovar la vida cristiana

26 de enero de 2019 (Oficina de Prensa).- Gracias a un innovador programa evangelizador, numerosas familias que pertenecen a la Parroquia “Nuestra Señora del Tránsito” del Distrito de Castilla vienen renovando su fe en Cristo y su vida cristiana a través de la práctica de la “Lectio Divina” (Lectura Divina), método que permite leer, meditar y orar con la Palabra de Dios. A través de las reuniones semanales realizadas en los 10 sectores en los que se divide el territorio parroquial, los fieles encuentran un espacio de conversión que les permita asumir su tarea de discípulos – misioneros en la Iglesia.

Siguiendo el constante pedido de nuestro Arzobispo Metropolitano Monseñor José Antonio Eguren Anselmi S.C.V., de que seamos una iglesia en salida, siempre en camino y abierta a la evangelización, el R.P. Pedro Talledo Nizama, párroco del lugar, viene desde al año pasado desarrollando esta iniciativa, apoyado por los miembros de su Consejo Pastoral, así como por los integrantes de los diferentes grupos parroquiales. Al respecto, nos comenta que: “La Palabra de Dios es nuestro alimento espiritual a través del cual recibimos la fuerza necesaria para vivir nuestra vida cristiana. Por ello cuando nos alejamos de la Palabra del Señor por un tiempo, es posible que nos sintamos débiles, cansados y malhumorados espiritualmente. Este alejamiento nos hace también más susceptibles a tentaciones, dudas y otras clases de enfermedades espirituales, porque no contamos con la manera de enfrentarnos a los muchos desafíos que llegan a nuestra vida como creyentes. Por tanto, es muy importante que recibamos este alimento que proviene de leer y meditar la Palabra de Dios diariamente, para así mantener una vida cristiana saludable y llena de gozo”.

Son muchas las historias de conversión que se vienen dando, como es el caso del señor Julio Moncada, poblador de la zona de “Talarita”, quien viene participando del programa desde el año pasado. Al compartirnos su experiencia nos comenta: “Por gracia de Dios acabo de terminar de leer la Biblia por primera vez. Creo que nunca se me ocurrió que en realidad yo podía leer toda la Biblia. No fue hasta que mi esposa Janeth me retó a hacerlo. Leer la Biblia hasta el final cambió mi vida para siempre. Antes de eso, mi entendimiento de las Escrituras era como un montón de pequeñas fotos pegadas juntas en un cartel. Conocía fragmentos de la Biblia y una gran cantidad de historias bíblicas, pero yo no entendía cómo todo encajaba. Es con el estímulo y el seguimiento del grupo de oración que viene cada semana que me animé a abrir la Biblia en el libro del Génesis y comencé a reflexionar a través de esas páginas. Página tras página, me he dado cuenta del sufrimiento que el pecado siempre trae y la continua llamada tierna de Dios a su gente: «Vengan a mí. Háganme su refugio. Entréguenme sus corazones a mí y a nadie más. Vuélvanse de su pecado y sufrimiento y vengan a mí». Gracias a esta experiencia puedo decir que me he reencontrado con el Señor y he caído en la cuenta que la Biblia no era un libro de reglas sino la más hermosa y emocionante historia de amor”.

sábado 26 enero, 2019