“LA VIRGEN DE GUADALUPE QUIERE ENTREGARNOS A JESÚS SU AMOR PERSONA”

En el Penal de Río Seco también se vivió el II Congreso Internacional Mariano

25 de agosto de 2017 (Oficina de Prensa).- Una de las actividades más conmovedoras que se vivieron durante el II Congreso Internacional Mariano, “María de Guadalupe un mensaje de Esperanza en tiempos de Reconstrucción”, que se llevó a cabo en Piura del 22 al 23 de agosto pasado, fue sin duda el encuentro que sostuvieron Monseñor Eduardo Chávez Sánchez, y Monseñor Enrique Glennie Graue con los internos del Centro Penitenciario de Río Seco de nuestra ciudad. Monseñor José Antonio Eguren Anselmi S.C.V., Arzobispo de Piura, durante su última visita a este Penal realizada el martes 8 de agosto, se comprometió a llevar el Congreso Mariano hasta este lugar y por ello acompañado de los dos conferencistas llegaron para reunirse con nuestros hermanos internos y así hacerlos partícipes del mensaje de esperanza que encierran las apariciones y la belleza de la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe. De esta manera nuestros hermanos de Río Seco pudieron acercarse también al mensaje de amor misericordioso que Santa María de Guadalupe nos trajo desde el cielo y que ha dejado plasmado hace cerca de 500 años en la humilde tilma o ayate de San Juan Diego.

A su arribo al Penal, los conferencistas llegados desde el Santuario de Guadalupe en México, fueron recibidos por las autoridades penitenciarias y por más de 1,300 hermanos internos quienes habían preparado para la ocasión hermosas pancartas y pinturas alusivas a Nuestra Señora de Guadalupe.

Durante su participación Monseñor Chávez, postulador de la causa de canonización de San Juan Diego y Fundador del Centro de Estudios Guadalupanos de México, explicó magníficamente lo que significa el Acontecimiento Guadalupano y la importancia del mismo para la realidad que ahora viven nuestros hermanos internos: “Como todo acontecimiento salvífico, el Guadalupano, si bien se verifica en un momento histórico y en un lugar determinado, trasciende fronteras, culturas, pueblos, costumbres y tiempos. Por eso transcurridos casi 500 años de la aparición de Nuestra Señora de Guadalupe, la Virgen nos sigue hablando hoy; te habla hoy a ti en tu dura situación de vida, y te trae su Amor-Persona que es su Divino Hijo Jesús, para que lo acojas en tu corazón y en tu vida, y acogiéndolo por medio de una conversión sincera puedas ser un hombre nuevo”.

A su turno, Monseñor Glennie, Rector de la Insigne y Nacional Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe en México, se refirió también a la Imagen de Santa María de Guadalupe como portadora del Amor Salvífico de Dios que es capaz de crear un mundo nuevo: “Santa María de Guadalupe, Estrella de la Evangelización, quien se apareció en el Tepeyac del 9 al 12 de diciembre de 1531, es decir apenas diez años después de la conquista de México, recoge y une tanto lo bueno de los indígenas como lo bueno de los españoles, dos culturas profundamente religiosas y profundamente distintas, que vivían en aquel momento un choque violento y cruento. Ella al pedir por medio de San Juan Diego que se le edifique una «casita sagrada», lo que está expresando es el inicio de algo nuevo que efectivamente ocurrió: una nueva Civilización, la del Amor. Si hoy acogemos su mensaje, Jesús por medio de Ella es capaz de crear en nuestros tiempos un mundo nuevo por medio de hombres nuevos y así desterrar de nuestras vidas el pecado, el egoísmo y el mal, y hacer que en nuestro mundo reinen la unidad, la paz, la solidaridad, la fraternidad y del amor”.

Al culminar el encuentro nuestro Arzobispo animó a los presentes a continuar su rehabilitación. Les pidió que hagan de esta experiencia difícil un tiempo para encontrarse con el Amor de Dios, para acoger el perdón y la misericordia del Señor de manos de María: “Nuestra Señora de Guadalupe se apareció en el cerro del Tepeyac, un cerro árido, rocoso y salitroso pero que con su presencia transformó en un cerro fértil, bello y lleno de flores. Si acogemos su Amor-Persona, que es Jesús, también nuestra vida puede transformarse, nuestro corazón de piedra puede volverse en uno de carne, podemos ser hombres nuevos a pesar de lo que hayamos hecho, porque para la misericordia de Dios no hay pecado que no pueda ser perdonado y vida que no pueda ser salvada si nos arrepentimos y le abrimos el corazón al Señor Jesús. Asimismo la aparición de Nuestra Señora de Guadalupe dio origen a algo nuevo, a una nueva Civilización, la del Amor. Así como ayer, Ella ha descendido hoy aquí en este penal, se ha hecho presente entre nosotros. Si hoy y siempre la acogemos con amor de hijos y con Ella a su Divino Hijo Jesús, también nuestras vidas pueden renovarse totalmente, podemos recomenzar una vida nueva. Por eso María siempre nos abre a la esperanza”.

Especialmente emotivo fue el momento en que los internos cantaron a nuestra Madre del Cielo con diversas canciones, y oraron devotamente el Angelus ante su Imagen. También participaron jubilosos de la presentación de un grupo de Mariachis que llegó hasta el penal de Río Seco para festejar con sus voces a Nuestra Señora de Guadalupe, y realizaron la puesta en escena de un socio drama a través del cual expresaron su deseo de conversión y su compromiso de no volver a delinquir.

Finalmente como una muestra de agradecimiento por la visita y las enseñanzas recibidas, un grupo de internos obsequiaron bellas artesanías a los conferencistas, las cuales fueron elaboradas por ellos mismos en sus talleres de cerámica y pintura. Posteriormente Monseñor Chávez y Monseñor Glennie participaron emocionados de la bendición de una gruta en honor a Nuestra Señora de Guadalupe que se encuentra al interior del Centro Penitenciario de Río Seco. Tengamos siempre presentes en nuestra oración a nuestros hermanos internos y no dejemos de apoyarlos a través de la Pastoral Carcelaria.

viernes 25 agosto, 2017