“LA VIDA CRISTIANA POTENCIA LOS VALORES CASTRENSES”

prg2

23 de junio de 2016 (Oficina de Prensa).- En los jardines del Colegio Militar “Pedro Ruiz Gallo” de Piura, los 250 cadetes de esta Escuela participaron de la Santa Misa en acción de gracias por el XXXVIII Aniversario Institucional de esta importante institución educativa y por celebrarse un aniversario más del nacimiento de su Patrono. La Eucaristía fue presidida por Monseñor José Antonio Eguren Anselmi S.C.V., Arzobispo Metropolitano de Piura y concelebrada por el R.P. Wilfredo Gonza, Capellán del Ejército. Participaron de la ceremonia el Señor Gral. E.P. César Flores Sanguinetti, Jefe del Estado Mayor de la Primera División del Ejército, el Señor Gral. E.P. Carlos Escudero Sotomayor, Comandante de la Primera Brigada de Artillería y el Señor Coronel E.P. Rubén Castañeda Layseca, Director del Colegio Militar. Estuvieron también presentes el personal docente, administrativo, de servicios y los padres de familia del colegio.

prg7Al iniciar su homilía, nuestro Pastor destacó la figura del Teniente Coronel Pedro Ruiz Gallo, cuyo ideal de vida le llevó a convertirse en héroe del Perú: “Jesús nos dice en el Evangelio de hoy «por sus frutos los conocerán». Es una norma preciosa de discernimiento para saber si una vida ha sido realmente íntegra, de servicio, de sacrificio, llena de amor a Dios, a la Patria y a los demás como lo fue la vida de su ínclito patrono. Los dones con los que fue bendecido Pedro Ruiz Gallo siempre fueron puestos al servicio de los demás y de la Patria, tanto en su labor como investigador, explorador, inventor y sobre todo como militar. Queridos Cadetes: Pedro Ruiz Gallo, patrono del arma de ingeniería de nuestro Ejército, sabía muy bien que la vida cristiana potencia las virtudes humanas tan necesarias para la vida castrense como son entre otras la pasión por el ideal, la rectitud de obrar, la honorabilidad, la disciplina, el servicio desinteresado por la Patria, el sacrificio, la mortificación, el compañerismo, la entrega de la propia vida. Por ello, no descuiden su vida espiritual, su vida de oración, su confesión frecuente, su Misa Dominical con su comunión eucarística, y su rezo diario del Santo Rosario, como devotos que son de María Santísima, vuestra Madre, a quien diariamente deben consagrar sus vidas con amor filial”.

prg5“Junto con los santos -continuó Monseñor Eguren- los héroes constituyen los mejores frutos de un Nación. Es a ellos a quienes tenemos que mirar, como un ideal a alcanzar. En esta época de tanto hedonismo y materialismo, de tantos falsos valores que son presentados como sucedáneos y tentaciones a la juventud, qué hermoso e iluminador es para ustedes jóvenes cadetes tener en nuestra Patria santos y héroes a quienes mirar e imitar. Ellos son las verdaderas luces que nos marcan el camino; ellos son los que con su ejemplo nos muestran el verdadero sentido de la vida: de una vida realizada en la verdad y el amor hecha entrega, sacrificio y servicio”.

prg3“Queridos cadetes miren a su Patrono, sigan la vida de los demás héroes y santos que ha dado nuestra gran nación y que no son pocos. Aunque la valla que nos han dejado sea muy alta, ustedes los jóvenes saben muy bien que éstos ideales son los que busca y anhela el corazón juvenil; porque sólo en los ideales exigentes está el verdadero camino que conduce a la libertad, la felicidad, y a la edificación de una Patria justa y reconciliada. Que el amor y la dedicación al Perú, el cultivo del Honor y del Deber, sea lo que siempre guíe el norte de todo lo que pueden y deben llegar a ser”, concluyó nuestro Arzobispo.

prg8

prg4

miércoles 22 junio, 2016