¡LA MUJER ES LA QUE HACE HERMOSO EL MUNDO, LO CUIDA Y LO MANTIENE VIVO!

Arzobispo celebra Santa Misa con ocasión del Día Internacional de la Mujer

08 de marzo de 2020 (Oficina de Prensa).- La mañana de hoy, ante una gran cantidad de fieles reunidos en la Basílica Catedral de Piura, nuestro Arzobispo Metropolitano Monseñor José Antonio Eguren Anselmi S.C.V., presidió la Santa Misa correspondiente al II Domingo de Cuaresma, la cual fue especialmente ofrecida en acción de gracias a Dios, con motivo de celebrarse el Día Internacional de la Mujer. En la celebración participaron las más altas autoridades políticas, civiles, militares, diplomáticas y universitarias de la Región, presididas por la Dra. Rosa del Pilar Chapilliquén Cuadra, Prefecta Regional de Piura y la Dra. Sofía Milla Meza, Presidenta de la Junta de Fiscales Superiores de nuestra ciudad.

Durante su homilía, nuestro Pastor destacó la importancia del papel de la mujer en la sociedad de hoy: “Como bien nos enseña el Papa Francisco, la mujer es la que hace hermoso el mundo, lo cuida y lo mantiene vivo. Ella es la que trae la gracia que hace nuevas las cosas, el abrazo que incluye, la valentía de donarse”.

En otro momento, Monseñor Eguren resaltó que: “A lo largo de su historia, la Iglesia ha visto con alegría surgir en su seno mujeres de gran talla espiritual que han alcanzado las más altas cumbres de la santidad dejando una vasta y beneficiosa huella y enseñanzas que perduran hasta nuestros días. Muchas de ellas dedicadas al servicio abnegado de los más pobres y descartados de nuestra sociedad. La Iglesia contempla en la Virgen María, la máxima expresión de lo que San Juan Pablo II llamaba con acierto el «genio femenino». Es decir en Ella brilla la plena verdad sobre la mujer con sus dones propios de comprensión, objetividad de juicio, compasión, ternura, capacidad de sacrificio, y amor”.

Nuestro Arzobispo indicó también que: “Dar gracias y rendir homenaje no es suficiente. Hoy vemos con dolor cómo a la mujer se la maltrata en su dignidad y misión, se la priva en no pocos momentos y lugares de sus derechos sociales, económicos y políticos, negándoles la igualdad de oportunidades que les corresponde. Se la hace víctima de perversiones tan terribles como la trata de personas, de relaciones sexuales impuestas a la fuerza, de explotación sexual y laboral, de la agresividad del machismo, de una cultura hedonista, del crimen abominable del aborto y de su implacable secuela: el síndrome post-aborto, y de visiones ideologizadas de su verdad antropológica. Incluso vemos con horror como mujeres-niñas y mujeres-adolescentes son víctimas de estos dramas, lo cual merece nuestra más profunda condena y repudio, porque destruye en ellas su pureza, su inocencia, su vida”.

Monseñor Eguren hizo además un enérgico llamado: “Reitero la invocación que hice al inicio de este año para que cese la violencia contra la mujer en Piura. Son muchas las mujeres que en Piura padecen el peso de la vida y el drama de la violencia que puede llegar al condenable crimen del feminicidio. Hay que luchar contra esta fuente de sufrimiento, pidiendo que se promueva una legislación y una cultura de repudio a toda forma de violencia contra la mujer”.

Finalmente pidió: “Que Santa María, la Mujer fuerte de la fe, de la invicta esperanza y de la ardiente caridad, cubra con su manto de amor a todas las mujeres, y les ayude a realizar su vocación y misión al servicio de la Iglesia y de la humanidad”.

domingo 8 marzo, 2020