“DE LA MANO DE MARÍA, SE UN SACERDOTE SANTO”

Arzobispo ordena un nuevo sacerdote de los Canónigos Regulares de la Inmaculada Concepción

06 de mayo de 2017 (Oficina de Prensa).- Con profunda alegría e inmenso gozo en el Señor, en las vísperas del IV Domingo de Pascua o del Buen Pastor en el que también la Iglesia celebrará la 54ª Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones, hoy un nuevo sacerdote de los Canónigos Regulares de la Inmaculada Concepción fue ordenado en la Basílica Catedral de Piura, recibiendo la imposición de manos de parte de nuestro Arzobispo, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi S.C.V. El nuevo presbítero es el R.P. Víctor Hugo Cruz Jaramillo, quien estuvo acompañado de varios sacerdotes de nuestra Iglesia particular, religiosas, seminaristas, miembros de la comunidad de los Canónigos Regulares, así como por sus familiares y amigos.

Al iniciar su homilía, Monseñor Eguren dirigió emotivas palabras al nuevo sacerdote: “Tu consagración sacerdotal tiene por finalidad y destino una misión. Una misión que no es otra sino la misma misión del Señor Jesús, el Reconciliador: Proclamar la Verdad del Evangelio que ilumina y salva; comunicar la Gracia que perdona y santifica; y manifestar el Amor del Padre que consuela y guía a su Pueblo. Estos oficios los realizarás representando personalmente al Señor Jesús. El “carácter” especial e indeleble que el Espíritu Santo imprimirá dentro de poco en ti, te configurará con Cristo Sacerdote, para que en los actos principales de tu ministerio actúes “en nombre y en la persona de Cristo Cabeza: “in persona Christi Cápitis” (Presbyterorum ordinis, 2)”.

“¡Qué grande es el don que hoy recibes, y que se pone en tus manos! Y para expresarlo, porque las palabras se quedan cortas frente al “misterio”, la Iglesia usa la fuerza del lenguaje del símbolo. Por eso después que seas ordenado tus manos serán ungidas con el santo crisma y esas mismas manos recibirán la patena y el cáliz. El estar cada día en contacto con la santidad de Dios, te va a exigir trabajar responsable y ardorosamente por ser santo.  No te olvides: los verdaderos frutos pastorales nacen de la santidad del sacerdote. Para lograr esta santidad sacerdotal deberás colaborar con la gracia que Dios te da, para que así reavives todos los días el don que hoy recibes por la imposición de mis manos.  Y colaborarás con la gracia de Dios permaneciendo con Cristo en la oración diaria (ver Mc 3,14); viviendo la obediencia; amando intensamente tu celibato; viviendo las exigencias de la caridad pastoral; siendo fiel cumplidor de las Constituciones y demás disposiciones internas de tu Comunidad religiosa de los Canónigos Regulares de la Inmaculada Concepción y teniendo una constante formación espiritual, teológica, litúrgica y pastoral; y finalmente viviendo una profunda piedad filial a Santa María. Tu sacerdocio consagrado cada día a María será un camino autentico de santidad y fecundidad sacerdotales”.

“Que a partir de hoy la Santa Misa sea la fuente y el culmen de cada día de tu vida sacerdotal. Para ello recuerda lo que decía el beato Diego de Cádiz: “Despacio y con devoción, di sacerdote, la Misa. Que lo corrido y deprisa desdice de tu dignidad … ¡Y no sabes si será el último Sacrificio! Haz como debes tu oficio y Dios te lo premiará”, acotó nuestro Arzobispo.

“Quiero finalmente saludar cordialmente a la comunidad de los Canónigos Regulares de la Inmaculada Concepción y felicitarlos por este nuevo sacerdote. Asimismo expresar mi profundo agradecimiento a cuantos han cuidado de la formación de Víctor Hugo haciendo posible este día. Saludar con especial gratitud a sus padres quienes hacen a la Iglesia una contribución de sangre”, concluyó Monseñor Eguren.

Al finalizar la Santa Misa los numerosos asistentes a la ordenación le expresaron al R.P. Víctor Hugo Cruz Jaramillo su cariño y profunda alegría por el don de su sacerdocio ministerial.

 

sábado 6 mayo, 2017