LA GRAN TAREA DE LA PASCUA ES DAR TESTIMONIO DEL RESUCITADO

IMG_6050

19 de abril de 2015 (Oficina de Prensa).- La mañana de hoy, tercer Domingo de Pascua, treinta adultos de la Parroquia San Francisco Javier de Querecotillo recibieron el sacramento de la Confirmación de manos de Monseñor José Antonio Eguren Anselmi S.C.V., Arzobispo Metropolitano de Piura, en una celebración eucarística concelebrada por el Párroco del lugar, el R.P. José Sandoval y el R.P. Clever Santur, Párroco de Santo Toribio de Mogrovejo de Lancones. Entre los fieles que participaron se encontraba el Alcalde de Salitral, el Sr. Edgardo Gonzaga.

IMG_6075Durante su homilía, Monseñor Eguren se dirigió a los confirmandos: “En el Evangelio de hoy (Lc 24,35-48) vemos a Jesús vivo y resucitado, presente en medio de los suyos, para transmitirles el mensaje pascual por excelencia, el mensaje de paz y de alegría que transformó a los testigos de este encuentro en mensajeros de la conversión y del perdón desde Jerusalén hasta los confines de la tierra. Junto con su paz, Jesús les dio a los Apóstoles el Espíritu Santo para que pudieran difundir por todo el mundo el perdón de los pecados, aquel perdón que solamente Dios puede dar, y que ha costado la Sangre del Hijo de Dios. La Iglesia es enviada por Cristo resucitado a transmitir a los hombres la remisión de los pecados, para hacer crecer el Reino del amor, sembrar la paz en los corazones, para que ésta se afirme también en las relaciones humanas, en las instituciones y la sociedad. Hoy con el sacramento de la Confirmación – continuó nuestro Arzobispo – ustedes reciben al Espíritu Santo, quedan marcados con la cruz gloriosa de Cristo y consagrados como apóstoles del Señor. Tu Confirmación supone ser miembro vivo de la Iglesia, en especial de su misión evangelizadora. Estás llamado a ser apóstol de Jesús”.

IMG_6138Nuestro Pastor también les hizo un llamado a vivir “un fiel y generoso seguimiento de Cristo, con coherencia y autenticidad, cooperando activamente con la gracia para ser en todo semejantes a Jesús. Con nuestro ejemplo de vida, nuestro testimonio y conducta intachable podremos hacer creíble a Jesús para los demás. ¡Tengamos más coraje para dar testimonio de nuestra fe en Cristo Resucitado! ¡No tengamos miedo de ser cristianos y de vivir como cristianos!”.

IMG_6175Finalmente nuestro Arzobispo dijo a los presentes: “El Señor de tu vida es Cristo, por ello la lealtad a Cristo debe ser el valor supremo de nuestra vida. En nombre de la Iglesia les pido que ofrezcan en todo momento un testimonio valiente, directo y convincente de Cristo. Que en el hogar, el trabajo y el barrio se les note que son cristianos por lo que dicen y hacen. Ayer como hoy, ser cristiano nos exige ser signo de contradicción, ir contracorriente y no dejarse influenciar por los mensajes de la cultura de muerte que quieren hacernos creer que la felicidad está en el tener, el poder y el placer impuro”.

lunes 20 abril, 2015