LA CRUZ ES LA INCLINACIÓN MÁS PROFUNDA DEL AMOR DE DIOS HACIA NOSOTROS

Fiesta del Señor de la Buena Muerte de Chocán

Chocan-2017-17

02 de febrero de 2017 (Oficina de Prensa).- En medio de un clima de profunda alegría, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., Arzobispo Metropolitano de Piura fue recibido por el pueblo de Querecotillo donde visitó la parroquia “San Francisco Javier” para presidir la Solemne Misa de Fiesta en honor al Señor de la Buena Muerte de Chocán, patrono de este distrito sullanense cuya devoción está muy arraigada en todo el norte del Perú. La Eucaristía fue concelebrada el R.P. José Sandoval, párroco del lugar, el R.P. Santiago Villarino, Rector del Seminario Arquidiocesano, así como varios sacerdotes invitados. Estuvieron presentes diversas autoridades como el Sr. Santos Silupú Ruiz, Alcalde de Querecotillo, acompañado de sus regidores y el Sr. José Luis Chozo Calvay, Alcalde de Salitral, así como también los miembros de la Sociedad “02 de Febrero”, religiosas, seminaristas, fieles devotos del Señor de Chocán y gran número de peregrinos que han llegado hasta al Santuario en muchos casos acompañados de sus menores hijos luego de haber recorrido grandes distancias soportando el calor y la lluvia.

Chocan-2017-8Durante su homilía nuestro Pastor dijo a los presentes: “Un año más venimos a venerar la imagen bendita del Señor Crucificado de la Buena Muerte de Chocán. Alguien podría preguntarse: ¿Por qué veneramos la cruz? Nosotros no veneramos cualquier cruz. Veneramos la Cruz del Señor Jesús porque en ella se ha revelado toda la omnipotencia del amor de Dios por nosotros: «Tanto amó Dios al mundo que le entregó a su único Hijo para que todo aquel que crea en Él tenga vida eterna»…«Habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo los amó hasta el extremo» (Jn 3, 16; Jn 13, 1). Hermanos: La Cruz de Jesús es la inclinación más profunda del amor de Dios hacia nosotros, es como un toque del amor eterno sobre las heridas más dolorosas de nuestra vida”.

Chocan-2017-11“Por medio de la Cruz de Cristo -continuó Monseñor Eguren- el demonio ha sido derrotado, el pecado y la muerte han sido vencidos. Por eso hoy le podemos decir al Señor de Chocán: ¡Tú eres nuestra única esperanza! Así como los hijos de Israel en su peregrinación por el desierto al contemplar el estandarte de bronce quedaban curados de las mordeduras de las serpientes, así nosotros si contemplamos con fe la Cruz y nos acercamos arrepentidos y con propósito de enmienda a la confesión, somos curados de la mordedura de muerte del demonio que es el pecado. Hermanos: dejémonos tocar por el amor de Cristo Crucificado. Sólo este amor es capaz de sanarnos y de curarnos de todas nuestras maldades por terribles que éstas sean, y hacer de nosotros personas nuevas. Por eso hoy arrepentidos a los pies del Señor de Chocán, a los pies del sacerdote en el confesionario, le decimos humildes: ¡Grande Señor es mi pecado, pero mucho mayor es tu bondad!”.

Chocan-2017-18“El título del Señor de Chocán evoca el misterio de nuestra muerte: Él es el Señor de la Buena Muerte de Chocán. La muerte es la verdad más cierta de nuestra vida a pesar de que no sepamos cuándo, cómo y dónde ella acontecerá. Por ello les pregunto: ¿Tu vida cristiana es un continuo prepararte para ese momento supremo de tu existencia que es la muerte? ¿Les rezas todos los días a Jesús y a María para pedirles la gracia de una «buena muerte», es decir la gracia de poder ir al encuentro del Señor con el auxilio de los sacramentos? Queridos abuelos, abuelas y padres de familia: Así como hicieron sus mayores con ustedes, pásenles esta devoción a sus hijos y nietos. Viniendo aquí para celebrar esta Misa, me emocionó ver a muchos padres de familia peregrinar a pie por la carretera con sus pequeños hijos de sus manos o en sus brazos. La herencia más grande que un padre, una madre, un abuelo, o una abuela pueden dejarle a sus menores es la fe porque sólo la fe da la vida eterna. Que María Santísima, quien estuvo al pie de la Cruz, nos enseñe a descubrir y acoger el amor salvador de su Hijo Crucificado, Nuestro Señor Jesucristo”, concluyó nuestro Arzobispo.

peregrinos-a-chocan

peregrinos-a-chocan1

Chocan-2017-2

Chocan-2017-3

Chocan-2017-26

Chocan-2017-5

Chocan-2017-4

Chocan-2017-7

Chocan-2017-21

Chocan-2017-6

Chocan-2017-10

Chocan-2017-22

Chocan-2017-12

Chocan-2017-13

Chocan-2017-11

Chocan-2017-9

Chocan-2017-23

Chocan-2017-14

Chocan-2017-15

Chocan-2017-25

Chocan-2017-16

Chocan-2017-19

Chocan-2017-20

Jueves 2 Febrero, 2017