LA AYUDA A NUESTROS HERMANOS MIGRANTES VENEZOLANOS NO SE DETIENE

Vicaría de Tumbes sigue acogiendo al Cristo migrante

21 de septiembre de 2018 (Oficina de Prensa).- Hasta el momento, la Vicaría Foránea de Tumbes viene brindando acogida y ayuda a más de 13,000 hermanos migrantes venezolanos que han llegado de tránsito por Tumbes en dirección a Piura y otros lugares del país en busca de una mejor calidad de vida, tras haber abandonado su patria por la actual inestabilidad política, social y económica que atraviesa.

Este plan de apoyo es posible gracias a la iniciativa e impulso constante de nuestro Arzobispo Monseñor José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V. Es así como nuestra Iglesia particular viene respondiendo al pedido que el Papa Francisco hiciera durante su mensaje por la Jornada Mundial del Emigrante 2018, «Nuestra respuesta común se podría articular entorno a cuatro verbos: acoger, proteger, promover e integrar». Se espera seguir apoyando a estos hermanos nuestros gracias a la buena disposición y generosas donaciones que llegan hasta la Parroquia San Nicolás de Tolentino desde las distintas parroquias de la Vicaría, así como de instituciones, empresas y organizaciones que se han solidarizado y están canalizando su ayuda día a día. Son los propios fieles católicos, miembros de las comunidades parroquiales, quienes se han unido a sus sacerdotes y religiosas para poner a andar esta estrategia de ayuda humanitaria que hasta el momento viene dando grandes resultados.

Monseñor Rafael Egüez Beltrán, Vicario General de Tumbes y Párroco de San Nicolás de Tolentino nos dice: “Esta hermosa oportunidad para acoger al Cristo migrante nos ha fortalecido en la unidad, en la colaboración y en la fraternidad; brindamos acogida y orientación a los migrantes para su pronta socialización. Asimismo venimos contribuyendo a erradicar la discriminación y xenofobia que se ha generado en algunos compatriotas. Compartimos con ellos el amor de Dios y les pedimos en todo momento que respeten nuestra cultura y nuestras leyes peruanas. Con la ayuda de todos les estamos asegurando un almuerzo digno de manera sostenida desde el mes de julio hasta la actualidad, atendiendo cada día a más de 150 hermanos”.

Por su parte la Dra. Aniana Ho Valdiviezo, coordinadora vicarial del equipo de apoyo humanitario a los hermanos migrantes venezolanos en Tumbes, comparte que “la llegada masiva de los hermanos venezolanos a nuestro país, que en su mayoría ingresan por nuestra Región, es algo histórico ya que por primera vez afrontamos un fenómeno migratorio de esta naturaleza. Venimos implementando un plan de acción que contempla una mirada integral hacia el migrante, no solo la ayuda espiritual y material sino también la promoción y salvaguarda de sus derechos humanos. Se les ha brindado talleres e información sobre aspectos laborales, acceso a la salud, educación, situación migratoria entre otros, para que así puedan tener mejores condiciones de vida en nuestro país”.

“El perfil de los hermanos que acogemos ha ido cambiando a través de las últimas semanas. Hoy tenemos menos personas de tránsito y muchos más que se han establecido aquí para vivir en Tumbes. Ellos lo han dejado todo en su país para poder sobrevivir y desde acá enviar ayuda a los suyos, ya que aún han quedado allá los más débiles y en precarias condiciones de vida. Hemos solicitado las respectivas atenciones sanitarias y hemos tenido la respuesta inmediata del sector salud. Sin embargo, este fenómeno migratorio tiene que ser abordado por el Estado de manera seria y responsable, que permita una debida atención y no se vulneren los derechos de nadie, especialmente los de los niños, niñas, adolescentes, mujeres, personas con discapacidad y adultos mayores. Ello teniendo en cuenta que detrás de toda migración siempre hay un drama con familias partidas y la alta preocupación por la explotación laboral y el acoso sexual al que pueden ser sometidas las mujeres venezolanas”, acotó la Dra. Ho.

viernes 21 septiembre, 2018