LA ALEGRÍA DE DAR, ES EL SECRETO DE SERVIR

Santa Misa con ocasión del XLII Aniversario de la Asociación Stella Maris

20 de mayo de 2019 (Oficina de Prensa).- Nuestro Arzobispo Metropolitano, Monseñor José Antonio Eure Anselmi S.CV., celebró la Santa Misa de acción de gracias por el 42° Aniversario de la fundación de la Asociación “Stella Maris” – Filial Piura, en la Basílica Catedral de nuestra ciudad. Participaron de la celebración la Sra. Natalí Alfaro de Morales, Presidenta de la Asociación Stella Maris – Filial Piura y esposa del Contralmirante AP César Morales Huerta – Mercado, Comandante General de la Primera Zona Naval, las integrantes de esta Asociación, así como las principales autoridades políticas, civiles, militares de nuestra Región.

En su homilía, nuestro Pastor felicitó el trabajo de cada una de las integrantes de la Asociación Stella Maris, por contribuir especialmente con el bienestar de las familias de la Marina de Guerra del Perú y de la sociedad toda: “Son unos fines muy nobles los que sigue vuestra asociación, el promover la dignidad de la persona humana y proteger a la familia como cédula básica y fundamental de la sociedad, porque sin familia no hay futuro. Si bien este trabajo lo hacen orientado en primer lugar hacia la familia naval, también desde ahí lo han hecho extensivo a toda la sociedad, de esta manera contribuyen día a día con el bienestar integral de los más necesitados. Recuerden que ahí donde se pone un poco de misericordia y amor, se contribuye a que este mundo deje de ser menos oscuro y frío. Por eso la labor que ustedes desarrollan permite llevar ese calor y luz que solo lo brinda el amor de Dios y que ayuda a disipar las tinieblas del pecado, del egoísmo y la indiferencia”.

En otro momento, Monseñor Eguren las exhortó a que: “Hagan su trabajo día a día, conscientes de que al mal se le vence a punta de bien. No caigan en la tentación de pensar que es muy poco lo que pueden hacer frente a tantas necesidades y problemas. Si todos, según el máximo de nuestras capacidades y posibilidades, hiciéramos el mayor bien posible, seríamos capaces de hacer realidad entre nosotros la tan ansiada civilización del amor. Hay una frase del Concilio Vaticano II que resume muy bien aquella maravillosa experiencia de compartir con los demás que ustedes viven en su asociación: «La persona humana solo se realiza a través de la entrega sincera de sí misma a los demás». No olvidemos que Dios es amor y hemos sido creados a su imagen y semejanza. Por ello, no solo hemos sido creados por el amor sino para el amor, y solamente amando y compartiéndonos con los demás es como realmente nos encontramos a nosotros mismos y podremos realizamos en felicidad como personas”.

Finalmente, nuestro Arzobispo les dijo: “Sigan adelante en esta hermosa misión, que nada las desanime. Contribuyan con todo lo que puedan a lograr ese bienestar integral de la persona humana y de las familias. Un gran ejemplo de la importancia de la familia lo podemos encontrar en la vida del peruano del milenio, Don Miguel Grau Seminario. Recuerden siempre que hoy en día, hay urgencia de fortalecer la unidad de la familia, para poder hacer frente así a esta gran crisis de valores que padecemos. Ya nos los advertía San Juan Pablo II cuando decía que el futuro de la humanidad pasa por la familia, ya que ésta es la primera sociedad natural que antecede incluso al estado y por ello debe ser protegida por él. Queridas hijas, sean mujeres íntegras y de oración, madres abnegadas que busquen siempre fortalecer su hogar, sean mujeres de acción y de trabajo, abocadas al cuidado y al servicio de quienes más lo necesitan”.  

lunes 20 mayo, 2019