“JÓVENES CONSTRUCTORES DE ESPERANZA”

Encuentro Vocacional Virtual convocó a más de 400 jóvenes de Piura, Sullana y Talara

17 de noviembre de 2020 (Oficina de Prensa).- Bajo el lema “Jóvenes constructores de Esperanza” se llevaron a cabo un año más los Encuentros Vocacionales Juveniles “Ven y Sígueme”, que en esta oportunidad se realizaron de modo virtual debido a la pandemia, logrando reunir a más de 400 alumnos de cuarto y quinto de secundaria pertenecientes a los Colegios Parroquiales “Santa Rosa de Lima” de Talara, “Nuestra Señora de las Mercedes” y “San Pedro Chanel” de Sullana, así como “San José Obrero”, “Nuestra Señora del Rosario”, “Santa Rosa de Lima” y “Nuestra Señora del Tránsito” de nuestra ciudad. Esta es una iniciativa del Consorcio Arquidiocesano de Colegios Parroquiales de Piura, cuyo Promotor General es nuestro Arzobispo Monseñor José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V.

Durante estas jornadas, los jóvenes estudiantes tuvieron un espacio de encuentro con el Señor Jesús a través de las reflexiones y dinámicas, los videos y trabajos personales, y la participación en la transmisión de la Santa Misa. Los testimonios de sacerdotes, seminaristas y consagradas de sus ciudades quienes compartieron con ellos sus experiencias de vida, durante la feria vocacional virtual. De esta manera se busca que los jóvenes participantes conozcan y empiecen a descubrir, con la ayuda de sus familiares, párrocos, profesores y amigos cuál es la vocación particular a la que Dios les llama.

Emanuel Navarro Carhuapoma, estudiante sullanero del quinto año de secundaria, nos comenta que: “Esta jornada ha sido muy reflexiva en todo lo que respecta a la vocación, lo que implica escuchar el llamado de Jesús y saber darle un sí. Hemos escuchado el testimonio de cómo diferentes personas descubrieron su vocación y sus historias de vida han sido muy sorprendentes. A pesar de la distancia hemos podido hacer trabajos grupales de modo virtual para intercambiar ideas e ir descubriendo las diferentes formas que tiene Dios para hablarnos. Lo importante es tener siempre abierto el corazón para poder oír lo que Cristo nos quiere decir, y no tener miedo porque Él siempre quiere lo mejor para nosotros. Estoy muy agradecido y contento porque he aprendido más de lo que imaginaba”.

Por su parte Carlos Vite, un joven miembro del Equipo Organizador nos comenta su experiencia: “Desde que me invitaron a formar parte de este hermoso equipo de trabajo supe que sería una gran responsabilidad, ha sido un mes muy agitado de organización que implicaba estar en constante comunicación. Pero, a pesar de que el trabajo empezaba desde muy temprano, me he dado cuenta que para Dios siempre hay tiempo. He podido descubrir que nosotros los jóvenes somos el ahora de Dios, que podemos hacer grandes cosas en la Iglesia y cambiar el mundo. Ver a tantos jóvenes conectados de manera virtual en esta jornada me ha llenado de alegría, y el vivirla también me ha ayudado a descubrir cuál es la vocación a la que el Señor me está llamando. Como decía el Beato Carlo Acutis: «Estoy feliz de morir, porque he vivido mi vida sin perder un minuto en aquellas cosas que no agradan a Dios», y es lo que quiero hacer de ahora en adelante, dedicarme a realizar todo en mi vida para mayor gloria de Dios”.

Cabe destacar que lo novedoso de este año, además de que todas las actividades se han realizado de modo virtual, es que muchos jóvenes exalumnos de los Colegios Parroquiales se unieron al equipo de voluntarios que han trabajado arduamente para sacar adelante estas jornadas, los mismos que participaron en anteriores ediciones de este programa y querían colaborar con la organización. Queda demostrado que este tipo de encuentros logran mover los corazones de los jóvenes para que, en libertad, puedan vivir a plenitud su vida cristiana, conscientes de que el llamado del Señor es el camino de la auténtica felicidad y de la verdadera realización personal.

martes 17 noviembre, 2020