CON JESUS Y CON MARÍA VENCEMOS AL DEMONIO Y A LAS TENTACIONES

Nuevo llamado a la oración, la penitencia y la solidaridad por las lluvias

05 de marzo de 2017 (Oficina de Prensa).- La mañana de hoy, ante una gran cantidad de fieles congregados en la Basílica Catedral de nuestra ciudad, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., Arzobispo Metropolitano de Piura celebró la Santa Misa correspondiente al Primer Domingo de Cuaresma, asimismo presidió el rito de la elección donde aceptó a un grupo de 12 catecúmenos quienes acompañados de sus padrinos iniciaron su preparación catequética para poder recibir los sacramentos de la Iniciación Cristiana en la noche de la Vigilia Pascual.

Al iniciar su homilía, nuestro Pastor, siguiendo las enseñanzas del pasaje de las tentaciones del Señor Jesús, reflexionó en torno a la necesidad de renovarnos auténticamente en nuestra fidelidad y amor a Dios, rechazando la tentación al mal: “El primer domingo de Cuaresma nos trae el emblemático pasaje de las tentaciones de Jesús en el desierto (ver Mt 4, 1-11). Siendo Dios, Jesús es también «verdadero hombre» y por ello padeció todo lo que padece una persona humana. Por eso el autor de la Carta a los Hebreos afirma: «Fue probado en todo igual que nosotros, excepto en el pecado» (Heb 4, 15). Podemos decir sin temor a equivocarnos que Jesús también fue probado en la tentación. Él quiso ser tentado para enseñarnos cómo vencer al tentador y a la tentación. A lo largo de toda nuestra vida vamos a ser tentados, lo importante es rechazar la tentación al mal y de esta manera expresarle a Dios nuestro amor y nuestra fidelidad a su voluntad. Al respecto y para darnos ánimo en nuestro combate espiritual San Agustín nos dice: « ¿Observas que Cristo fue tentado y no observas que venció? Reconócete a ti mismo en Él tentado y reconócete también en Él vencedor. Él podía prohibir que el diablo lo tentara pero si no hubiera sido tentado, no te habría dado a ti la enseñanza de cómo vencer en la tentación»”.

“El pasaje de las tentaciones de Jesús -continuó Monseñor Eguren- nos deja muchas enseñanzas provechosas para nuestra vida cristiana. La primera es que el demonio existe y que busca nuestra ruina, nuestra condenación eterna. Su gran mentira es hacernos creer que no existe, que no actúa. La segunda enseñanza es que con el diablo y con la tentación nunca se dialoga. Si vemos con atención la escena de las tentaciones, el demonio tiene que tentar por tres caminos diferentes al Señor porque ante cada una de las tentaciones Cristo responde con un NO tajante y radical que no le permite al demonio seguir adelante con su diálogo seductor. Nunca hay que jugar con el demonio como lo hicieron Adán y Eva, porque como dice el dicho: «el diablo no cambia pero te puede cambiar a ti». La tercera enseñanza de este pasaje es que las tentaciones preferidas del demonio son las concupiscencias: el placer del comer, el poder y las riquezas. Jesús resiste y rechazar al demonio con la Sagrada Escritura, enseñándonos así que la Palabra Dios nos permite mantenernos fieles, conservar la gracia de la vida divina en nuestros corazones y de esta manera proteger la vida eterna en nosotros. Vale la pena recordar cada una de las frases bíblicas que Jesús utiliza y usarlas como armas poderosas contra las tentaciones de nuestro tiempo: «No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios» (Dt 8, 3). «No tentarás al Señor tu Dios» (Dt 6, 16). «Sólo al Señor tu Dios adorarás y sólo a Él darás culto» (Dt 4, 10). La Cuaresma tiene que ser un tiempo para crecer en nuestro conocimiento e interiorización de la Palabra de Dios como lo hacía Santa María, porque la palabra divina es la verdad y la verdad nos hace libres. Finalmente una cuarta enseñanza que nos deja al comienzo de la Cuaresma este pasaje de las tentaciones del Señor es la esperanza: Con Cristo y con María somos mayoría y mayoría aplastante. Si estamos muy unidos a ellos podremos siempre derrotar y vencer al demonio, resistir y rechazar la tentación. Queridos hermanos: el tiempo de Cuaresma nos invita a reproducir en nosotros el espíritu filial de Jesús de confianza y amor al Padre Eterno para que Dios pueda también poner su complacencia en nosotros y exclamar de ti y de mí: «Éste también es mi Hijo amado, mi predilecto»”.  

Nuevo llamado a la oración, la penitencia y la solidaridad por las lluvias

Al finalizar su homilía nuestro Arzobispo hizo un nuevo llamado a la oración y la solidaridad para con todos quienes están siendo afectados por las lluvias y las inundaciones:  “Quiero concluir estas palabras reiterándoles mi llamado a que durante la Cuaresma intensifiquemos la oración y la penitencia para pedirle al Señor que nos libre de los desastres naturales que estamos padeciendo. Estas dos poderosas armas espirituales que están a nuestro alcance pueden cambiar el curso de los acontecimientos actuales. Son las primeras y más importantes medidas de prevención y de acción que hay que tomar entre otras. Orar es permitirle a Dios que actúe en nuestras vidas. Él es el Señor de la creación y puede moderar las lluvias si se lo pedimos con fe y humildad. De otro lado hay que hacer penitencia como reconocimiento de que muchas veces nuestros pecados de omisión, de falta de prevención, de irresponsabilidad y de negligencia, están en la raíz de lo que estamos padeciendo en estas semanas, donde la seguridad, la salud y la vida humana están tan amenazadas. Finalmente practiquemos la caridad y la solidaridad con aquellas familias que lo han perdido todo o pasan necesidad. Demostremos en esta Cuaresma que el otro, especialmente el que está sufriendo por las lluvias y las inundaciones es un don que el Señor me da para ayudarle y servirle con amor”.

Si deseas apoyar la labor de Cáritas Piura y Tumbes, y “compartir con el hermano la caridad de Cristo”, puedes visitar el local de CÁRITAS PIURA, ubicado en la Esquina de Santo Domingo y Montero s/n, del A.A.H.H. Santa Rosa, en el Distrito 26 de Octubre.

También puedes comunicarte al teléfono: (073) 31-1203; o escribir al correo electrónico: cpiura.administracion@caritas.org.pe

domingo 5 marzo, 2017