COMO JESÚS AMEMOS, SIRVAMOS Y AYUDEMOS A LOS DEMÁS

Arzobispo lavó los pies a 12 damnificados del Bajo Piura 

13 de abril de 2017 (Oficina de Prensa).- Con el anhelo de que la Semana Santa se viva como una auténtica “Iglesia en salida”, que lleve a los afectados de las recientes lluvias e inundación el consuelo del amor del Señor Jesús, nuestro Arzobispo, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi S.C.V., celebró la Misa de Jueves Santo en la parroquia “San Silvestre”, del distrito de La Unión en el Bajo Piura. Concelebró la Eucaristía, el P. George Vellaringatu, misionero indio de la Congregación Carmelitas de la Inmaculada y párroco de San Silvestre. Nuestro Pastor lavó los pies a 12 damnificados conformados por varones, mujeres, ancianos, jóvenes y niños entre los cuales destacaba una mujer gestante. Ellos provienen de los Asentamientos Humanos 8 de Diciembre, San Antonio, San José, José Carlos Mariátegui y del Caserío del Tablazo – Sector San Vicente, zonas que han sido muy castigadas por los recientes desastres naturales.  

Durante su homilía, Monseñor Eguren recordó a los presentes que el Jueves Santo perpetúa grandes misterios del amor de Jesús por nosotros como la institución de los sacramentos del Sacerdocio y de la Eucaristía, y el mandamiento del amor fraterno: “El Señor Jesús nos ama tanto, que el día previo a su entrega hasta el extremo de amor por nosotros en la Cruz nos dejó tres regalos. El primero: el sacerdocio ministerial por medio del cual sus sacerdotes como otros “Cristos”, guían y alimentan al Pueblo de Dios con su Palabra y con los sacramentos. El segundo: la Eucaristía, sacramento memorial de su sacrificio en la Cruz, donde Él está realmente presente en su cuerpo quebrado y en su sangre derramada. Y finalmente el mandamiento del amor fraterno simbolizado en el lavatorio de los pies. Queridos hermanos y hermanas: el amor es el único mandamiento, en el que se resumen todos los demás. Además es la señal de los cristianos. Sin la Eucaristía es imposible vivirlo. Gracias a la Eucaristía, Jesús no sólo nos reúne cada domingo, sino que va formando nuestra comunión fraternal. Además en cada comunión eucarística, el amor del Señor pasa a nosotros para que nosotros seamos capaces de amar como Él y así tener vida y dar vida a los demás y al mundo, sobre todo en esos momentos de tanto dolor que vivimos en Piura”.

El lavatorio de los pies

Sobre el lavatorio de los pies nuestro Arzobispo dijo: “Es conmovedor ver a Jesús lavar los pies de sus discípulos. Él que es nuestro Señor y Salvador nos ha dado ejemplo para que hagamos lo mismo. El lavar los pies es un símbolo, es una señal de que como cristianos siempre debemos estar dispuestos a servir a los hermanos. El cristiano debe estar siempre dispuesto a ayudar a los demás, sea éste un conocido o un desconocido. En esta hora difícil con cuánta mayor razón debemos estar preparados a ayudarnos los unos a los otros. Esto es lo que Jesús nos enseña y pide hoy Jueves Santo. Esto es lo que debemos hacer siempre, pero hacerlo desde el corazón y no por obligación. Amar, servir, ayudar, como un deber que viene desde mi corazón, como un deber que amo. Amo hacerlo, como nos dice el Papa Francisco, porque es lo que el Señor me ha enseñado. Si nos ayudamos los unos a los otros, nos haremos mucho bien, y podremos sobrellevar estas horas duras y difíciles con mucho consuelo y esperanza en un futuro mejor para todos”.

Ayuda solidaria de Cáritas Piura llegó a La Unión

Terminada la Santa Misa y trasladado el Santísimo Sacramento al Monumento donde se adoró al Señor Jesús realmente presente en el misterio de la Eucaristía, Cáritas Piura se hizo presente con el Ing. Carlos Zapata Crisanto y sus voluntarios para dejar un importante donativo consistente en 10,000 litros de agua, 1,000 bolsas de cereales y 600 raciones de sopa instantáneas y 1,000 repelentes, los cuales serán distribuido a los damnificados de La Unión. Estas importantes donaciones han sido posibles gracias a Interbank, Ajinomoto e Inca Sur.

 

jueves 13 abril, 2017