“QUE JESÚS SEA SIEMPRE TU REY, TU SEÑOR Y TU SALVADOR”

Arzobispo celebra Solemnidad de Cristo Rey y confirma a jóvenes de Los Órganos y Máncora

25 de noviembre de 2018 (Oficina de Prensa).- La mañana de hoy, día en que la Iglesia Universal celebra con gran júbilo la Solemnidad de Jesucristo Rey del Universo, fiesta del Señor con la cual concluye el presente año litúrgico, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi S.C.V., Arzobispo Metropolitano de Piura, visitó las Parroquias de “Nuestra Señora del Carmen” en Máncora y “Rosa de Santa María” en Los Órganos, donde presidió la Santa Misa y confirmó a casi 300 jóvenes entre los que se encontraban también un numeroso grupo de adultos pertenecientes a estas dos comunidades parroquiales. Ambas celebraciones eucarísticas fueron concelebradas por el R.P. Arturo Medina Ramírez, Párroco de estas dos comunidades parroquiales pertenecientes a la Vicaría de Talara.  

Nuestro Arzobispo comenzó su homilía destacando la importancia de esta gran fiesta y la feliz coincidencia de que recibieran en este día la Confirmación: “Hoy que celebramos a Jesucristo Rey del Universo recordamos que todo fue creado por Él y para Él, que todo encuentra en Él su sentido pleno. Jesús es un Rey muy particular, no es un Rey al estilo de los poderosos de este mundo. Su reino no es de este mundo, y su realeza no se basa en el dominio, el dinero y el placer impuro, sino en la Verdad y el Amor. Esta es una hermosa fecha para que ustedes reciban la confirmación, porque al recibir hoy al Espíritu Santo están proclamando que Jesucristo es su Rey, su Señor y Salvador”.

Continuando con su homilía nuestro Pastor dijo: “El Evangelio de hoy (Jn 18, 33-37) nos presenta el diálogo que sostienen el Señor Jesús con Pilato. Este diálogo nos ayuda a comprender la importancia del sacramento de la confirmación en nuestras vidas. En primer lugar, Pilato es un hombre pusilánime y cobarde. Sabe que los judíos le han entregado a Jesús por envidia y que el Señor es inocente. No obstante ello cederá a las presiones y lo mandará crucificar. Queridos hermanos y hermanas de la confirmación: hoy reciben al Espíritu Santo, que no es un Espíritu de cobardía sino de valor y fortaleza (ver 2 Tim 2, 7), para que en todo momento puedan dar un testimonio abierto y valiente de Jesús. Sepan en todo circunstancia ponerse de lado de Él. Por la confirmación, el valor más importante de tu vida es tu fidelidad a Cristo Rey”.

“Durante el diálogo que Jesús tiene con Pilato, continuó nuestro Pastor, hay un momento en que ante la pregunta que el Gobernador Romano le hace al Señor sobre si es Rey, Cristo le pregunta a su vez: ¿Dices esto por tu cuenta o porque otros te lo han dicho de mí? Queridos confirmandos: Para llegar a este día de tu confirmación muchos te han hablado de Jesús: tus padres, tus padrinos, tus sacerdotes, tus catequistas. Pero a partir de hoy deberás dar testimonio de Jesús, como tu Señor y Salvador no porque otros te lo hayan dicho, sino con la profunda convicción interior que nace de haberte encontrado con Él, de haberle conocido y descubierto como el camino, la verdad y la vida. Y esto lo podrán hacer gracias al Espíritu Santo que hoy reciben en la Confirmación, porque «nadie puede decir que Jesús es Señor si no bajo la acción del Espíritu Santo» (1 Cor 12, 3)”.

Finalmente concluyó Monseñor José Antonio: “en el pasaje evangélico de hoy Jesús se revela como la Verdad, es decir como Aquel que tiene la respuesta definitiva y plena a esas preguntas fundamentales de la vida: ¿Quién soy? ¿Para qué existo? ¿Cuál es el sentido del mundo en el que habito? ¿Qué tengo que hacer para ser feliz, para ser libre, para realizarme y salvarme? Sólo Jesús da una respuesta plena y total a todas esta inquietudes, y por eso es fundamental recibir al Espíritu Santo quien tiene como misión llevarlos a la Verdad (Jn 16, 13-15), es decir llevarlos a Jesús, para que conociéndolo, lo amen y amándolo den testimonio de Él en la Iglesia y en el mundo. Mucho ánimo. Se trata de que sean cristianos auténticos ahí donde el Señor los lleve: en tu hogar, en tu centro de estudios o de trabajo, en tu barrio, con tus amigos, e incluso con los desconocidos. Con los más pobres y necesitados tengan siempre un corazón bondadoso, misericordioso y caritativo, porque el Espíritu Santo es también el Amor que procede del Padre y del Hijo”.

domingo 25 noviembre, 2018