HACE UN AÑO EL PAPA FRANCISCO LLEGÓ AL PERÚ

50,000 Piuranos y Tumbesinos se encontraron con el Santo Padre

18 de enero de 2019 (Oficina de Prensa).– Hoy se cumple un año de la histórica visita apostólica del Papa Francisco a nuestro país. A las 4:32 de la tarde del 18 de enero aterrizaba en la pista del Grupo Aéreo N° 8 el avión de Latam que trajo desde Chile al Santo Padre, quien a lo largo de cuatro días pudo encontrarse con millones de peruanos en su visita a las ciudades de Puerto Maldonado, Trujillo y Lima. Este fue el viaje internacional número 23 del Papa Francisco, el segundo Pontífice en visitar el Perú.

El país entero se llenó de algarabía, convirtiéndose el ambiente en una gran fiesta de fe nacional. Desde el primer momento de su llegada y a lo largo de todos sus recorridos por las calles y avenidas de nuestras ciudades, multitudes de peruanos entre adultos, jóvenes, ancianos y niños le mostraron al Santo Padre su filial adhesión y profundo cariño. De esta manera quedó demostrado una vez más que el Perú es un país católico y creyente.

La Esperanza: el hilo conductor del mensaje del Papa Francisco

Tras la visita del Santo Padre, nuestro Arzobispo Metropolitano, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi S.C.V., en una hermosa Carta Pastoral reflexionó en torno a la esperanza como el hilo conductor de todo lo enseñado y testimoniado por el Papa Francisco durante su visita al Perú: “El Papa nos ha reiterado con insistencia que el Perú es tierra de esperanza que invita y desafía a la unidad de todo su pueblo. Hizo un fuerte llamado a todos los peruanos a que unidos defendamos la esperanza porque ésta se encuentra amenazada por colonialismos ideológicos disfrazados de progreso; por la depredación de la selva, de los bosques y las especies; por la minería informal; por la corrupción y la inmoralidad creciente; por la trata de personas; por el trabajo informal; por la violencia en todas sus formas, pero especialmente contra la mujer; por el sicariato y la delincuencia. De manera especial en su encuentro con los Pueblos de la Amazonía, Francisco alzó su voz de protesta por la presión que ejercen ciertos organismos internacionales para promover políticas de reproducción esterilizantes”.

“Para defender esta esperanza Francisco nos dijo que se hace urgente proteger la dignidad de toda persona humana creada a imagen y semejanza de Dios, pero sobre todo la de los más débiles y descartados. Para defender esta esperanza, el Papa nos señaló que hay que respetar, reconocer y dialogar con los pueblos nativos y originarios, respetando sus culturas y anunciándoles el Evangelio. Para defender la esperanza, el Santo Padre nos dijo que hay que cuidar la madre tierra, impulsar y desarrollar una ecología integral; promover una cultura del encuentro, de la transparencia y de la honestidad; proteger a la familia, institución natural, que mantiene viva la cultura de un pueblo y que es la mejor defensa de la vida; saber escuchar a los abuelos y abuelas porque ellos tienen una sabiduría que nos pone en contacto con lo trascendente y nos hace descubrir lo esencial de la vida; y que hay que promover una educación respetuosa de las identidades culturales. Para defender unidos la esperanza y mantenerla viva, el Papa también nos invitó a fortalecer la solidaridad, porque el alma de una comunidad se mide en cómo ésta logra unirse para enfrentar los momentos difíciles y de adversidad”, acotó Monseñor Eguren.

Piura y Tumbes peregrinaron al encuentro del Papa Francisco

Con varios meses de anticipación y bajo la guía de nuestro Arzobispo, miles de piuranos y tumbesinos de las diferentes parroquias, asociaciones de fieles y hermandades, e instituciones públicas y privadas se prepararon con entusiasmo y fervor para peregrinar “Unidos en la Esperanza” al encuentro del Santo Padre, quien se reunió el sábado 20 de enero con todos los pueblos del Norte del Perú durante la Santa Misa celebrada en la playa de Huanchaco – Trujillo.  

Fueron más de 180 buses acreditados los que en una gran caravana trasladaron a los peregrinos de nuestra Arquidiócesis – sacerdotes, religiosas, seminaristas y laicos – todos identificados con polos de color celeste. Asimismo cerca de 200 autoridades políticas, civiles, militares y universitarias de Piura y Tumbes viajaron junto a numerosas delegaciones de sus respectivas instituciones. Es importante resaltar que entre los peregrinos estuvieron presentes 60 hermanos damnificados del Caserío Santa Rosa de Cura Mori (Bajo Piura), quienes representaron a los miles de damnificados que se vieron afectados por las lluvias e inundaciones del Fenómeno del Niño Costero de marzo de 2017.

En medio de un gran ambiente de fiesta, desde todo el Norte del Perú, un mar humano llegó hasta el campo papal. Muchos de ellos acamparon desde el día anterior en la playa para poder estar cerca al Santo Padre. A su llegada lo recibieron con vibrantes muestras de alegría, cantando, agitando banderas y pañuelos, y con fuertes palmas, coreando todos juntos ¡Francisco amigo, el pueblo está contigo!

Aquel memorable día quedará grabado en la mente y el corazón de los más de 50,000 piuranos y tumbesinos que peregrinaron al encuentro del Santo Padre para expresarle su cariño y adhesión filial, una experiencia de fe que ha renovado en todos ellos la esperanza y el amor.

“No se dejen robar la Esperanza”

Durante su homilía el Santo Padre mostró a los pueblos del Norte su cercanía ante lo que fue el paso del Fenómeno del Niño Costero: “Ustedes al igual que los apóstoles, conocen la bravura de la naturaleza y han experimentado sus golpes. Así como ellos enfrentaron la tempestad sobre el mar, a ustedes les tocó enfrentar el duro golpe del Niño Costero, cuyas consecuencias dolorosas todavía están presentes en tantas familias, especialmente en aquellas que todavía no pudieron reconstruir sus hogares. También por eso quise estar y rezar aquí con ustedes”.

Asimismo, el Papa Francisco destacó la unidad y la esperanza vividas en medio de esta adversidad: “Sé que, en momentos de oscuridad, cuando sintieron el golpe del Niño, estas tierras supieron ponerse en movimiento y estas tierras tenían el aceite para ir corriendo y ayudarse como verdaderos hermanos. Estaba el aceite de la solidaridad, de la generosidad que los puso en movimiento y fueron al encuentro del Señor con innumerables gestos concretos de ayuda”.

“Los peruanos en este momento de la historia no tienen derecho a dejarse robar la esperanza. En Jesús, tenemos el Espíritu que nos mantiene unidos para sostenernos unos a otros y hacerle frente a aquello que quiere llevarse lo mejor de nuestras familias”, nos dijo el Santo Padre.

“La Mechita” acompañó al Papa Francisco y recibió Medalla Pontificia

En aquel día histórico, el Papa saludó también la presencia de todas las sagradas imágenes que los peregrinos llevaron hasta el lugar del encuentro, como es el caso de las veneradas imágenes del “Señor Cautivo” de Ayabaca y de “Nuestra Señora de las Mercedes” de Paita, nuestra querida “Mechita”, quien es para nosotros la “Reina de la Fe y Estrella de la Evangelización”, y quien guió y acompañó a los miles de peregrinos piuranos y tumbesinos que participaron del encuentro.   

Asimismo, en un hermoso gesto de su filial afecto y devoción a la Virgen Madre de Dios y nuestra, el Santo Padre envió como obsequio para la Mechita una hermosa medalla, la cual le fue impuesta días después en una Santa Misa presidida por nuestro Arzobispo en la Parroquia San Francisco de Asís de Paita. Al respecto Monseñor Eguren compartió: “Cuando le presenté la medalla al Santo Padre para que la bendijera y le expliqué brevemente la historia de Nuestra Señora de las Mercedes, él me pidió que le trajese este medalla como signo de su amor filial y me dijo: «Pídele a Ella que me bendiga, que me proteja, que interceda por mí, y pídele también al pueblo de Paita que no se olvide de rezar por mí»”.

“Los llevo en el corazón”

En el último día de su visita y tras presidir la Santa Misa en la Base Aérea de Las Palmas (Lima), junto a un millón y medio de fieles que le acompañaron, el Santo Padre se dirigió al Grupo Aéreo N° 8 donde se realizó una ceremonia de despedida. El Papa agradeció a todos los que hicieron posible la organización de su visita. Asimismo Francisco recordó que nuestro país es tierra de esperanza y les dijo a los jóvenes que no son el futuro, sino el presente de Perú. A ellos les pidió que descubran en la sabiduría de sus abuelos, de sus ancianos, el ADN que guio a nuestros grandes santos: “Chicas y chicos por favor no se desarraiguen. Abuelos y ancianos, no dejen de transmitir a las jóvenes generaciones las raíces de su pueblo y la sabiduría del camino para llegar al cielo. A todos los invito a no tener miedo a ser los santos del siglo XXI”.

Para concluir, el Papa dijo a todos los peruanos: “no hay mejor manera de cuidar la esperanza que permanecer unidos, para que todos estos motivos que la sostienen, crezcan cada día más. La esperanza no defrauda. Los llevo en el corazón. Que Dios los bendiga. Y, por favor, no se olviden de rezar por mí. Gracias”.

Es así como culminó la histórica visita del Vicario de Cristo al Perú, renovando la fe, la esperanza y el amor en el corazón de todos los peruanos. !Gracias Papa Francisco por todo lo que has hecho por el Perú!

viernes 18 enero, 2019