“FUERA DE LA CRUZ NO HAY CAMINO POR DONDE SE PUEDA SUBIR AL CIELO”

Fiesta del Señor de la Buena Muerte de Chocán

chocan-2

03 de febrero de 2016 (Oficina de Prensa).- Nuestro Arzobispo, Mons. José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., visitó la parroquia “San Francisco Javier” de Querecotillo en donde presidió la Solemne Misa de Fiesta en honor al Señor de la Buena Muerte de Chocán, patrono de este distrito sullanense y devoción de gran arraigo en todo el norte del Perú. Concelebraron la Santa Misa el R.P. José Sandoval, párroco del lugar, el R.P. Manuel Curay, Vicario Foráneo de Sullana, así como varios sacerdotes invitados. También estuvieron presentes diversas autoridades, los miembros de la Sociedad “02 de Febrero”, religiosas así como gran número de fieles y peregrinos devotos del Señor de Chocán, que por miles peregrinan durante estos días a su Santuario.

chocan-3Durante su homilía Monseñor Eguren dijo a los presentes: “Queridos hermanos, cada vez que venimos a ver al Señor de Chocán recordemos que Cristo en la cruz entregó su vida por cada uno, en un acto de inmenso amor por nosotros. Viendo la cruz, y en ella al Crucificado, vemos realizado lo que Jesús nos ha proclamado hoy en el evangelio: “Tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo único, para que todo aquel que cree en Él no muera, sino que tenga vida eterna”. La Cruz es instrumento de salvación y expresión del amor de Dios Padre por todos y cada uno de nosotros. Pero también es una invitación a creer en el Crucificado, porque sin la fe en Él no tenemos posibilidad de salvación, es decir, del perdón de nuestros pecados, y sin ello no podemos llegar al cielo”.

chocan-1En otro momento y reflexionando sobre la célebre frase de Santa Rosa de Lima: “Fuera de la cruz no hay camino por donde se pueda subir al cielo”, nuestro Pastor dijo: “La frase de Santa Rosa de Lima tiene un sentido profundo para nosotros. Que la escalera al cielo sea la cruz quiere decir que el camino que conduce a la salvación pasa necesariamente por nuestra muerte al pecado y a nuestro hombre viejo. Por ello, que el contemplar al Señor de la Buena Muerte de Chocán en la cruz, muerto por amor a nosotros y por nuestros pecados, nos llame a una sincera conversión de vida, a crucificarnos con Él, a morir a nuestros pecados. Que esta fiesta que hoy celebramos nos haga tomar conciencia de que Jesús nos invita a cambiar de vida, a convertirnos, a resucitar con Él a una vida nueva”.

chocan-6“Queridos hermanos – continuó nuestro Arzobispo – el Señor de la Buena Muerte de Chocán nos enseña también que llegará el día en que Él nos llamará a su presencia y tendremos que presentarle el balance de nuestra vida. Para que tengamos una buena muerte hay que prepararla, llevando desde ahora una vida cristiana seria y responsable, que se manifieste en nuestro esfuerzo diario por seguir más de cerca a Jesús, por hacer cada día todo el bien que podamos a los demás. Para que así, cuando Jesús nos llame a su presencia, vayamos a Él cargados de obras de caridad”.

chocan-9“La mirada de amor del Señor de Chocán es una mirada de amor por cada uno de nosotros. Él  nos llama por nuestro nombre, respondamos a su llamado, sobre todo en el marco del Año de la Misericordia que estamos viviendo. La misericordia que es la cara más auténtica del amor de Dios, la expresión más genuina de quién es Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo. Hoy el Señor de Chocán, que es la Misericordia encarnada, te mira con compasión y te dice: ¡Ven sígueme!, conviértete y cree el evangelio, se fiel y encontrarás la felicidad. Queridos hermanos dejémonos traspasar por esa mirada de amor del Señor crucificado, para que así no nos quede ninguna duda de que nos ha amado hasta el extremo. Que este sea el verdadero sentido de nuestra presencia ahora y siempre cuando estemos a los pies del Señor de Chocán”, concluyó nuestro Arzobispo.

chocan-5

chocan-4

chocan-7

chocan-10

chocan-11

chocan-12

miércoles 3 febrero, 2016