FESTIVIDAD DEL SEÑOR DE LA BUENA MUERTE DE CHOCÁN ES DECLARADA PATRIMONIO CULTURAL DE LA NACIÓN

05 de julio de 2018 (Oficina de Prensa).- Con inmensa alegría, nuestra Arquidiócesis ha recibido la gran noticia de que la Festividad del Señor de la Buena Muerte de Chocán, que se celebra cada año en el Distrito de Querecotillo – Provincia de Sullana, ha sido declarada Patrimonio Cultural de la Nación a través de la Resolución  Viceministerial N° 089-2018-VMPCIC-MC, publicada en el Diario Oficial El Peruano el sábado 23 de junio.

Cabe resaltar que las gestiones para obtener este reconocimiento se iniciaron en el año 2016 con la venia y el aliento de nuestro Arzobispo Monseñor Eguren. Fue el entonces Párroco y Rector del Santuario de Querecotillo,  R.P. José Sandoval Purizaca, quien realizó las coordinaciones necesarias con la Dirección Desconcentrada de Cultura de Piura. Posteriormente ha sido el R.P. Dergi Facundo, actual Párroco del lugar, quien ha continuado impulsando esta iniciativa hasta lograr el objetivo. 

Este importante reconocimiento se suma a otros dos de gran relevancia para nuestra Iglesia particular: la declaratoria de la Semana Santa de Catacaos – festividad religiosa más emblemática de la costa norte peruana – como Patrimonio Cultural de la Nación, dada en febrero de este año; y la Ley del Congreso de la República promulgada en el año 2014 que declara de necesidad pública y de interés nacional la Fiesta y la Restauración del Santuario de Nuestra Señora de las Mercedes ubicado en el Cerro de las Tres Cruces de Paita.

¿Por qué esta Festividad ha sido declarada Patrimonio Cultural de la Nación?

Según señala la Resolución Viceministerial, la Festividad del Señor de la Buena Muerte de Chocán “es una expresión cultural estrechamente vinculada a la actividad agrícola del Valle del Chira, donde la imagen del Señor de la Buena Muerte cumple un rol mediador de la prosperidad; por ser una celebración instituida en el Virreinato que congrega a la feligresía del norte peruano y que se sustenta en una rica tradición oral; lo que constituye la identidad local y fortalece la memoria colectiva”.

Una devoción de finales del siglo XVII

Asimismo el documento indica que “la Festividad de la Buena Muerte del Señor de Chocán (que se remonta a finales del siglo XVII) gira alrededor del culto a una imagen de Cristo crucificado tallada en madera, la cual se distingue por su expresión de sufrimiento. Esta imagen está adornada por una medalla, una aureola de tres puntas doradas, una corona, y está vestida por una túnica bordada con hilos de oro en la parte baja del torso. De acuerdo con la tradición oral, la romería a la imagen se iniciaría por un poblador de una hacienda perteneciente a la zona de Chocán, en Querecotillo, quien habría encontrado un pedazo de madera con corteza colorida a orillas del río Chira. Este poblador quiso conocer qué tipo de madera era, para lo cual dio hachazos y brotó un líquido rojo que parecía sangre. Al considerarlo un milagro, el poblador volvió a su localidad y contó a la población lo ocurrido; por lo que acudieron donde se encontraba el madero y lo trasladaron hasta una choza en Chocán. Al poco tiempo un escultor solicitó trabajar sobre la madera y desapareció al terminar de esculpir la imagen de Cristo crucificado, hecho que coadyuva a la creencia de lo milagroso de la aparición de este Cristo. Debido al cuidado y a la belleza del tallado, la imagen impactó a la población y se construyó una capilla de barro y techo de paja en el lugar que había servido de albergue, la cual es hoy conocida como ermita. Desde ese momento, la imagen es venerada”.

Desde 1712 la imagen del Señor de Chocán se encuentra en la parroquia San Francisco Javier de la ciudad de Querecotillo, donde se conserva hasta hoy. Su fiesta, el 2 de febrero de cada año, reúne a miles de fieles devotos y peregrinos que llegan hasta su Santuario para agradecer al Señor por sus innumerables bendiciones.

jueves 5 julio, 2018