“ESTAR SIEMPRE UNIDO A JESÚS, ESE ES MI PROYECTO DE VIDA”

Este sábado será Beatificado el Ciberapóstol de la Eucaristía

06 de octubre de 2020 (Oficina de Prensa).- El Siervo de Dios, Carlo Acutis Salzano, un adolescente italiano de origen inglés de 15 años de edad que murió el 12 de octubre de 2006 a causa de la leucemia y que es conocido como el “Ciberapóstol de la Eucaristía”, será beatificado por el Papa Francisco el próximo 10 de octubre en Asís (Italia), como reconocimiento a que vivió de manera heroica o sobresaliente las virtudes teologales de fe, esperanza y caridad. Un adolescente de nuestro tiempo, quien forjó una amistad con Cristo, lo que lo llevó a experimentar la alegría verdadera, con una experiencia de vida que no le quitó nada a la riqueza de sus años de adolescencia, sino que los valorizó aún más. “Estar siempre unido a Jesús, ese es mi proyecto de vida”, con estas palabras Carlo Acutis, traza el rasgo distintivo de sus años entre nosotros: vivir con Jesús, para Jesús, en Jesús.

Una vida encaminada a la santidad

Carlo era un joven aficionado a los videojuegos y con un talento especial para la informática y la programación por computadora, que amaba el fútbol y la Eucaristía, pero hay diversos datos sobre su vida que causan asombro y gran interés en todo el mundo. Según Antonia Salzano, la madre de Carlo, en su hijo había una natural predisposición a lo sagrado. A los tres años el pequeño comenzó a pedirle que lo llevara a la iglesia para saludar a Jesús y solía recoger flores para llevárselas a la Virgen. A los siete años pidió recibir la Eucaristía e hizo la Primera Comunión. Tras recibir su Primera Comunión iba a Misa con frecuencia y se quedaba rezando en Hora Santa luego de la Eucaristía, a la que consideraba como una “autopista hacia el cielo”. Amaba rezar el Rosario, impulsado por su devoción a la Virgen María, a quien consideraba su confidente. También se confesaba una vez a la semana y les pedía a sus padres que lo llevaran en peregrinación a los lugares de los santos y a los sitios de los milagros eucarísticos.

La Sra. Salzano ha relatado además que ni ella ni su esposo eran católicos practicantes, sin embargo, desde que su hijo descubrió la fe gracias a “Beata”, su niñera polaca, una católica muy devota de San Juan Pablo II, el testimonio de fe de Carlo llevó a una profunda conversión de ellos porque logró acercarlos a la Misa diariamente. Carlo promovió los milagros eucarísticos, especialmente a través de un sitio web que diseñó con ese fin. Allí le decía a la gente que “mientras más frecuente sea nuestra recepción de la Eucaristía, más seremos como Jesús. Y en esta tierra podremos pregustar el Cielo”. Además, daba clases de catecismo a los niños, utilizando las nuevas tecnologías. Otro hecho curioso es que, por las tardes, Carlo solía ser voluntario en las iniciativas que impulsan las hermanas de la Madre Teresa de Calcuta en Baggio y los padres Capuchinos, llevando comida y bebidas calientes a las personas sin hogar.

Un apóstol para los jóvenes

Siendo adolescente, a Carlo le diagnosticaron leucemia, pero lejos de amilanarse, su vida de fe aumentó y valientemente ofreció sus sufrimientos por el Señor, el Papa y la Iglesia. Murió el 12 de octubre de 2006, en el día de la Fiesta de la Virgen del Pilar. Fue sepultado en Asís, a pedido suyo, debido al gran amor que le tenía a San Francisco. Su causa de beatificación y canonización se abrió en 2013. Fue declarado venerable en 2018 y desde este sábado 10 de octubre será un nuevo beato de la Iglesia Católica.

El 23 de enero de 2019, más de diez años después de la muerte de Carlo, su cuerpo fue encontrado en un estado muy íntegro. Actualmente reposa en una urna de vidrio en el “Santuario della Spogliazione” (Santuario de la Expoliación) en Asís, donde podrá ser venerado hasta el 17 de octubre. Está vestido con una polera, jeans y zapatillas, la ropa que solía usar. Su corazón, que ahora puede ser considerado una reliquia, estará expuesto en un relicario en la Basílica de San Francisco en Asís.

Cabe destacar que el Papa Francisco se refirió a Carlo en su Exhortación Apostólica Postsinodal “Christus Vivit” que dirigió en marzo del año pasado a los jóvenes y a todo el Pueblo de Dios, cuando dijo que “él fue capaz de usar las nuevas técnicas de comunicación para transmitir el Evangelio, para comunicar valores y belleza … Así, decía Carlos, ocurre que «todos nacen como originales, pero muchos mueren como fotocopias». No permitas que eso te ocurra. No dejes que te roben la esperanza y la alegría … Atrévete a ser más, porque tu ser importa más que cualquier cosa … Invoca al Espíritu Santo y camina con confianza hacia la gran meta: la santidad. Así no serás una fotocopia. Serás plenamente tú mismo … Para que la juventud cumpla la finalidad que tiene en el recorrido de tu vida, debe ser un tiempo de entrega generosa, de ofrenda sincera, de sacrificios que duelen pero que nos vuelven fecundos”.

Compartimos un video (AQUÍ) donde se puede observar la urna de vidrio y el cuerpo íntegro de este nuevo Beato de nuestra Iglesia, un ejemplo a seguir por todos, especialmente por los jóvenes. Para contar con mayor información sobre el nuevo Beato, puede hacerlo a través de la siguiente página web (AQUÍ). Finalmente, en este otro enlace (AQUÍ) podrá acceder a la exposición «Milagros Eucarísticos» que fue creada y diseñada por Carlo Acutis. 

martes 6 octubre, 2020