“FAMILIA Y ESCUELA JUNTOS EN LA FORMACIÓN DE LOS NIÑOS Y JÓVENES”

Arzobispo se reúne con maestros de los Colegios Parroquiales de Piura

12 de julio de 2018 (Oficina de Prensa).- A pocos días de haberse celebrado el día del Maestro, nuestro Arzobispo Metropolitano, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi S.C.V., quien es también presidente del Consorcio Arquidiocesano de Colegios Parroquiales de Piura (CACPAP), sostuvo un emotivo encuentro con los directores y profesores que laboran en los 8 colegios que conforman el CACPAP. La reunión se llevó a cabo en las instalaciones de la Institución Educativa Parroquial “San José Obrero” de nuestra ciudad, en donde Monseñor Eguren dialogó y compartió con los cerca de 300 participantes importantes reflexiones sobre su vocación de maestros, a la vez que les agradeció por la labor entregada y generosa que realizan cada día.

Durante su intervención, nuestro Pastor reflexionó en torno a la importante y diaria labor que realizan como educadores: “Queridos maestros, enseñar no solo debe ser un transmitir información, sino sobre todo brindar formación y calidad humana, es decir, formar a semejanza de Cristo. Su vocación de educadores es un trabajo hermoso, un gran desafío y una enorme responsabilidad, porque ustedes también son padres espirituales de los niños y jóvenes que están bajo su cuidado. Es muy importante que tengan en cuenta que sus alumnos esperan que ustedes los guíen con el testimonio y ejemplo de vida para que de esta manera ustedes sean fuente de inspiración para su vida cristiana”.

En otro momento Monseñor Eguren manifestó: “Quiero también pedirles que no dejen nunca de alentar los altos ideales en sus alumnos y les enseñen a soñar. Esta es también tarea del maestro. En nuestro país hay grandes héroes y santos que llegaron a serlo gracias a la formaciòn que recibieron en sus familias y en sus escuelas, y que hoy son fuente de ejemplo y de valores para todos los peruanos. De ahí la gran importancia de que vuestro trabajo vaya íntimamente ligado y en sintonía con el fortalecimiento de las familias. De esa unión estratégica entre escuela y familia es que se logrará formar a nuestros niños y jóvenes que no son el futuro sino el presente del Perú”.

“En ese sentido -continuó nuestro Arzobispo- vuestra labor educativa es formar en todo lo humano y lo cristiano a sus alumnos. Colaboren con los padres de familia, que son los primeros responsables de la educación de sus hijos, a que la vida familiar esté centrada en la persona de Jesús. En esa tarea nadie puede ayudarlos mejor que la Virgen María, para ello impulsen desde las aulas la devoción filial a la Virgen y el rezo del santo rosario en familia. Asimismo promuevan que las familias santifiquen el domingo participando de la Misa dominical; alienten en sus alumnos las devociones, tan ricas en sus diversas expresiones en nuestra Piura, y los animo a organizar retiros espirituales para los padres de familia”.

“Finalmente, sean maestros piadosos y misericordiosos que con su ejemplo de vida recogida y devota despierten en sus alumnos un gusto por la oración, un deseo por ser amigos de Jesús, un compromiso con los más pobres y necesitados. Muéstrenles que todo puede ser ocasión para glorificar a Dios, para amar y servir a los hermanos, que todo puede convertirse en una oración: el estudio, el deporte, el arte, etc., si lo hacemos en la presencia de Dios y se lo ofrecemos con amor al Señor. Aliéntenlos siempre a ser sensibles a las necesidades de los demás y a que sean generosos con lo mucho o con lo poco con lo que el Señor los bendiga”.

jueves 12 julio, 2018