ES LA HORA DE LOS TESTIGOS DE LA RESURRECCIÓN

Solemne Vigilia Pascual

sabado-2

26 de marzo de 2016 (Oficina de Prensa).- En esta noche santa, la Basílica Catedral de Piura se vio totalmente colmada de fieles que junto a nuestro Pastor, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., celebraron con gran júbilo y gozo la Solemne Vigilia Pascual, en la que conmemoramos la resurrección de Cristo y su triunfo glorioso sobre la muerte y el pecado.

sabado-10Al iniciar su homilía y reflexionando en el mensaje del evangelio de hoy, nuestro Pastor dijo a los presentes: “Hemos escuchado en el Santo Evangelio cómo las mujeres presurosas llegan de madrugada al sepulcro para terminar de embalsamar a Jesús, quien fue colocado con prisa en la tumba debido a la celebración de la pascua judía. Cuando llegan, no encuentran el cuerpo del Señor y se les aparece un ángel quien les da la buena noticia: «¿Buscan a Jesús el Nazareno? No está aquí. Ha resucitado». Como las santas mujeres, también nosotros, impulsados por nuestro amor a Jesús, nos hemos puesto en camino hacia esta Basílica Catedral, y en esta noche santa escuchamos con asombro y conmoción el mensaje de la Resurrección: «No busquen entre los muertos al que vive…Cristo ha roto las cadenas de la muerte y victorioso asciende del abismo». Nuestro corazón se llena de alegría, el amor ha vencido al pecado, la vida a la muerte. No más esclavitud y tinieblas sino esperanza, libertad y luz, porque una vez resucitado de entre los muertos Cristo ya no muere más. El mal se desvanece ante la tumba vacía. Frente a la certeza de la Resurrección y del triunfo del amor de Dios, el demonio y el pecado ya no tienen dominio sobre nosotros. Por eso esta noche podemos gritar cantando: ¡Aleluya!”.

sabado-19En otro momento, Monseñor Eguren resaltó lo que significa seguir a Cristo resucitado: “Al comenzar la Vigilia lo hemos hecho siguiendo al Cirio Pascual que simboliza a Cristo resucitado. Nuestra columna de fuego es el Señor Jesús resucitado. Cristo es la luz. Cristo es el camino, la verdad y la vida. Siguiendo a Cristo, teniendo firme la mirada de nuestro corazón hacia Cristo, encontramos el camino justo y verdadero que conduce a la libertad y a la salvación eterna. Pero, ¿qué significa seguir a Cristo? Seguir a Cristo significa sobre todo estar atentos a su Palabra. Y, ¿dónde vamos adquiriendo una verdadera familiaridad con la Palabra divina de Jesús? En la Misa dominical, de ahí la necesidad de venir todos los domingos a la Eucaristía, celebración semanal de la Pascua de Jesús, de su gloriosa Resurrección. El hombre no sólo vive de pan, o del dinero o del éxito, vive sobre todo de la Palabra de Dios que nos corrige, nos renueva y nos muestra los verdaderos valores del mundo y de la sociedad. La Palabra de Dios es el verdadero maná, el pan del cielo, que nos enseña la vida, que nos educa a ser personas auténticas en la verdad y el amor”.

sabado-6“Seguir a Cristo, nuestra columna de fuego,  – continuó nuestro Arzobispo – implica estar atentos a sus mandamientos resumidos en el doble mandamiento de amar a Dios y al prójimo como a nosotros mismos. Seguir a Cristo significa tener compasión para con los que sufren, tener un corazón misericordioso para con los pobres, indefensos y más vulnerables. Significa también tener el coraje de defender nuestra fe contra los ataques de las ideologías. Seguir a Cristo significa tener confianza en la Iglesia y en sus enseñanzas porque somos sus hijos. Seguir a Cristo implica amar a Su Iglesia y esforzarse por hacerla amar. Si caminamos así, siguiendo a Jesús, vamos encendiendo pequeñas luces en el mundo, vamos rompiendo las tinieblas presentes en la sociedad”.

sabado-3“Celebrar esta Noche santa la resurrección del Señor no es simplemente el recuerdo de un hecho pasado. En la noche pascual, en el sacramento del bautismo, se realiza hoy realmente la resurrección, la victoria sobre la muerte. Jesús es la resurrección y la vida eterna. En la medida en que estamos unidos a Cristo por el bautismo, y vamos alimentando y haciendo crecer el don bautismal con la eucaristía y los demás sacramentos, tenemos la seguridad que hemos pasado hoy mismo de la muerte a la vida, que vivimos ya desde ahora la vida eterna, que no es solo una realidad que viene después de la muerte, sino que comienza hoy gracias a nuestra comunión de vida con Jesús. Pasar de la muerte a la vida, este es el camino del cual Cristo nos ha abierto la puerta, al cual nos invita la celebración de la Fiesta de Pascua”, añadió nuestro Pastor.

sabado-5Al concluir Monseñor Eguren alentó a los fieles presentes a ser testigo de la resurrección del Señor: “¡Feliz Pascua para todos! Hoy no hay lugar para la tristeza y la desesperanza, para el desánimo y el abatimiento. Cristo nuestra Pascua ha resucitado. El sol es más fuerte que las tinieblas, el amor es más fuerte que el odio, el bien es más fuerte que el mal, la vida es más fuerte que la muerte. Hoy todo nos habla de victoria y de esperanza, de santidad y de gracia, de triunfo y de alegría. La santidad es posible, ser cristiano en un mundo como el nuestro es posible. Dejemos de lado los miedos y las cobardías, los silencios y timideces. Que todos vean en nuestras palabras y acciones las señales de la resurrección de Cristo, es decir, a hombres nuevos renovados en el amor del Señor. Es la hora del testimonio y del anuncio, es la hora de los testigos de la resurrección, es la hora de proclamar con alegría: Jesús ha resucitado y sólo Él llena de sentido la vida dándole calor, haciéndola feliz y llevándola a la eternidad”.

Cabe resaltar la alegría que significó el que durante la celebración de la Vigilia Pascual, nuestro Arzobispo administró los sacramentos de la iniciación cristiana a un grupo de catecúmenos que estuvieron preparándose desde semanas atrás para recibir en esta noche santa los sacramentos del Bautismo, la Confirmación y la Eucaristía, y así poder a partir de hoy responder a su vocación y misión como cristianos en medio del mundo.

sabado-11

sabado-12

sabado-1

sabado-18

sabado-16

sabado-13

sabado-15

sabado-14

sabado-4

sabado-5

sabado-8

sabado-9

domingo 27 marzo, 2016