“ES HACIENDO LO QUE EL SEÑOR QUIERE DE NOSOTROS EN DONDE EL ALMA ENCUENTRA LA VERDADERA TRANQUILIDAD Y LA PAZ”

2

05 de noviembre de 2015 (Oficina de Prensa).- Con profunda alegría y gratitud al Señor, 48 alumnas del Colegio “Vallesol” recibieron de manos de Monseñor José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., Arzobispo Metropolitano de Piura, el Sacramento de la Confirmación. La celebración se realizó en la Ermita “Virgen de la Rosa” de este centro de estudios y fue concelebrada por el Capellán, el R.P. Luis Andrés Carpio.

7Durante su homilía nuestro Pastor se dirigió a las confirmandas con estas palabras: “Queridas jóvenes, nos reúne hoy aquí una circunstancia muy alegre, su Confirmación. La Confirmación significa que ese Espíritu Santo que ya vino a sus vidas haciéndolas criaturas nuevas en Cristo el día de su bautismo, vuelve a venir sobre ustedes pero ahora con la plenitud de sus siete dones, unos orientados a fortalecer la inteligencia y otros a la voluntad, pero todos encaminados a un solo gran propósito: ayudarles a ustedes a crecer en la inteligencia del misterio de Cristo, a crecer en la adhesión, en el seguimiento y en el testimonio de la persona viva de Jesús”.

6“Muchas veces – continuó diciendo nuestro Arzobispo – durante la catequesis en la que se han ido preparando, han escuchado la expresión de que la Confirmación las hace adultas y maduras en la fe. Esto significa que ahora ustedes, desde su libertad y con la ayuda del Espíritu Santo, hacen de Cristo la medida de sus vidas, el Señor de su propia existencia que les va a dar la verdadera libertad y felicidad, y con el tiempo la plenitud de la salvación en el cielo. Las invito por ello a llevar una vida espiritual intensa, a través de la meditación de la palabra de Jesús, la confesión frecuente y la eucaristía del domingo con su comunión, creciendo en el amor filial a la Virgen María, participando activamente en la vida de la Iglesia a través de la parroquia o el movimiento al que puedan pertenecer”.

5“Es el Espíritu Santo quien nos ayuda a forjar una gran amistad y comunión con Jesús, es decir, nos lleva a conocerlo cada día más, para que podamos amarlo más y seguirlo de la mejor manera en nuestra vida. Vivan esta amistad con Jesús bajo la acción del Espíritu Santo acogiendo lo que el Señor les enseña con su Palabra y con su vida. Y en nuestra amistad con Él, nuestra voluntad ha de identificarse con la Suya, es decir, lo que el Señor quiera tiene que ser lo que yo quiero, porque Él siempre quiere para nosotros nuestro bien y felicidad. Por lo tanto no sigamos nuestros caprichos o planes personales, que a la larga nos causan desasosiego y tristeza. Es haciendo lo que el Señor quiere de nosotros en donde el alma encuentra la verdadera tranquilidad y la paz”, concluyó nuestro Pastor.

jueves 5 noviembre, 2015