ENTREGA DE AYUDA A CHATO GRANDE Y CHATO CHICO

Campaña de Solidaridad de Cáritas Piura continúa

23 de junio de 2017 (Oficina de Prensa).- La Caravana de la Solidaridad de Cáritas Piura llevó ayuda para 140 familias del centro poblado Chato Chico y a 110 familias del centro poblado Chato Grande, del distrito de Cura Mori en el Bajo Piura. Estos lugares fueron duramente golpeados tras el desborde del río Piura por su margen izquierda que inundó el 100% de sus cultivos, destruyó más del 80% de viviendas, y arrasó con el ganado y las aves de corral de las familias del lugar. Los pobladores quedaron incomunicados por cerca de dos semanas, luego fueron trasladados hasta los campamentos implementados en el Km. 980 de la carretera a Chiclayo, pero ahora están retornando poco a poco hasta su centro poblado con la esperanza de poder iniciar nuevamente sus vidas.

A su llegada a la Capilla “Santa Rosa” del caserío del mismo nombre, el ingeniero Carlos Zapata, Secretario Adjunto de Cáritas Piura, fue recibido por el Sr. Asunción Yovera Ramos, Teniente Gobernador de “Chato Grande” y el Sr. Gilberto Ipanaqué Lalupú, Agente Municipal de “Chato Chico”. el ingeniero Zapata les hizo llegar el paternal saludo de nuestro Arzobispo Monseñor José Antonio Eguren Anselmi, S.V.C., presidente de nuestra Cáritas Arquidiocesana, quien les enviaba su bendición así como un mensaje de fé y esperanza. La donación consistente en más de 6 toneladas de ayuda distribuida principalmente en paquetes familiares de alimentos, útiles de aseo personal y repelentes, ha sido posible gracias a los generosos donativos de Cáritas del Perú, Vicaría de la Caridad de Lima, Minera Cerro Verde, Química Suiza, Renaware Perú y Cáritas Piura. El Sr. Yovera agradeció en nombre de todas las familias beneficiadas a Cáritas Piura por la ayuda recibida y manifestó que a pesar de la dura prueba que les ha tocado vivir a los pobladores de su comunidad, no han perdido la fe ni la esperanza de que saldrían a salvo de la desgracia sufrida, por ello dan gracias a Dios ya que han sido testigos de la gran cadena de solidaridad que se formó para apoyarlos.

“No podía quedarme sin hacer nada”

Cáritas Piura ha querido reconocer el esfuerzo y coraje de pobladores como el Sr. Arnulfo Yamunaqué Zapata, quien en los momentos de mayor necesidad durante las lluvias e inundaciones, no dudaron en dejar de lado todo para ponerse a trabajar voluntariamente en beneficio de su comunidad. El Sr. Yamunaqué, más conocido como “El Chalán”, durante varios días y sin prácticamente dormir, hizo trabajar las motobombas que Cáritas Piura llevó hasta el A.H. “El Indio” para ayudar a que decenas de familias pudieran “secar” sus casas inundadas en los sectores V y las Brisas – II Etapa. En agradecimiento, a él se le hizo entrega de colchones para sus hijos, una cama, alimentos para su familia y útiles de aseo personal. 

Compartiendo su testimonio, el Sr. Yamunaqué nos comenta que con las primeras lluvias la calle K del A.H. “El Indio” donde habita, se vio anegada y en los días siguientes el agua llegó a alcanzar una altura de casi 1.50 metros. Las familias no tuvieron oportunidad de rescatar sus pertenencias y dejaron sus hogares para poner a salvo sus vidas. Es así que él decide quedarse en la zona para operar las motobombas que Cáritas Piura había llevado. Nos cuenta que ante la situación le asaltó la desesperación y la idea de irse con su familia, pero se dio cuenta que no podía quedarse sin hacer nada, por lo que no lo pensó dos veces y se sumergió en las aguas para realizar largas jornadas de hasta más de 12 horas ininterrumpidas operando los equipos que ayudarían a evacuar las aguas estancadas, todo ello soportando las fuertes lluvias, el inclemente sol y el cansancio. El Sr. Yamunaqué agradeció a Cáritas Piura por la ayuda brindada con las motobombas y el combustible para el funcionamiento de las mismas.

¡Tú también puedes ayudar!

Para compartir la caridad de Cristo con nuestros hermanos damnificados te invitamos a visitar:

www.arzobispadodepiura.org/solidaridad-piura-tumbes/

jueves 22 junio, 2017