EN SEMANA SANTA PREGÚNTATE SI DIOS TE ELEGIRÍA PARA EL CIELO

Santa Misa de Domingo de Ramos en la Pasión del Señor

ramos-cambio

20 de marzo de 2016 (Oficina de Prensa).- La mañana de hoy, en el atrio de la Basílica Catedral de Piura, gran cantidad de fieles se congregaron para participar de la Santa Misa de Domingo de Ramos en la Pasión del Señor, presidida por nuestro Arzobispo Monseñor José Antonio Eguren Anselmi S.C.V., con la cual se inician las celebraciones de la Semana Santa. Al inicio de la misma Monseñor Eguren bendijo los ramos de todos los fieles presentes, para luego dirigirse en procesional hacia el estrado principal mientras todos agitaban sus palmas y ramos, conmemorando así la entrada triunfal del Señor Jesús en Jerusalén.

ramos-2Al iniciar su homilía Monseñor Eguren reflexionó en torno a la importancia de esta celebración: “El Domingo de Ramos abre solemnemente la Semana Santa con el recuerdo de la entrada alegre y multitudinaria de Jesús en la ciudad santa de Jerusalén la cual preanuncia la resurrección; y la Liturgia de la Palabra que evoca la Pasión y Muerte del Señor. Nos disponemos así a vivir la semana mayor del año. Jesucristo nuestro Señor, realizó la obra de nuestra redención principalmente por el misterio pascual de su bienaventurada pasión, de su resurrección de entre los muertos y de su gloriosa ascensión a los cielos. Desde entonces la Iglesia nunca ha dejado de reunirse para celebrar el misterio pascual”.

ramos-13“Esta Semana Santa – dijo nuestro Pastor más adelante – es muy especial pues la vivimos en plena celebración del Año de la Misericordia convocado por el Papa Francisco. Si todo este año es tiempo de misericordia lo es de manera especialísima la Semana Santa con la celebración del Triduo Pascual. ¿Qué otra cosa es la Cruz y en ella el crucificado sino misericordia? ¿Acaso en la Cruz, Jesucristo no se manifestó plenamente como la misericordia divina encarnada amándonos hasta el extremo con toda la fuerza de su amor reconciliador? ¿Su Sacratísimo Corazón traspasado por la lanza y descubierto ante nuestros ojos, no es la máxima expresión de Dios que abre su corazón al pecador para abrazarlo, acogerlo, perdonarlo y rescatarlo? ¿No es la Cruz el más grande gesto de la fidelidad de Dios hacia nosotros que le somos infieles? ¿No es Cristo Crucificado la inclinación más profunda del Padre hacia el hombre, el toque más delicado del amor eterno sobre las heridas más dolorosas de la existencia terrena del ser humano? Que la Semana Santa sea ocasión preciosa para que delante del Crucificado pidamos la gracia de la vergüenza por nuestros pecados y el don del consuelo”.

ramos-6Asimismo Monseñor Eguren alentó a los fieles a no dejar pasar la oportunidad de acercarse al sacramento de la confesión para buscar el perdón de los pecados y la misericordia del Padre: “En esta Semana Santa acerquémonos confiados a confesarnos. El pecado es una herida que la misericordia de Dios cura cuando hay dolor de corazón, arrepentimiento, y propósito de enmienda. La misericordia divina es infinitamente más grande que nuestros pecados. Jesús, la misericordia encarnada, te aguarda, te espera en el confesionario para levantarte. Él espera siempre. Él sale a tu encuentro y te busca como el Buen Pastor a la oveja perdida. ¡Nunca es demasiado tarde!”.

ramos-8Y también nuestro Arzobispo exhortó a los presentes a que sean testigos de la misericordia divina: “Como el Señor, venzamos nuestros respetos humanos, rigideces y prejuicios, y acerquémonos a los pecadores necesitados de misericordia como Él lo hizo tantas veces en el Evangelio. Esforcémonos por su conversión. A Jesús lo consume la sed de alcanzar a los lejanos y de salvarlos. ¿Nos consume también a nosotros esa misma sed? Que María Santísima, nos acompañe en esta Semana Santa, para que experimentemos la alegría de la Pascua: El triunfo de la Misericordia, la Resurrección”.

ramos-10“Finalmente hermanos, los exhorto a que en estos días de Semana Santa dejemos atrás la preocupación por las próximas elecciones y todo el ruido mediático que éstas han generado en las últimas semanas. Y más bien meditemos: Si Dios me llamara hoy a su presencia, ¿me elegiría para el cielo?, es decir, ¿me encontraría el Señor lo suficientemente digno y preparado para entrar en el Reino que me ofrece en la Cruz de su Hijo?”, concluyó Monseñor Eguren.

ramos-1

ramos-3

ramos-12

ramos-5

ramos-1

ramos-14

rei

ramos-9

ramos-2

domingo 20 marzo, 2016